Reyes Maroto y Miguel Díaz-Canel. | Juan Luis Ruiz Collado

2

El ministro de Turismo cubano, Juan Carlos García-Granda, intentó en Fitur dar a conocer la nueva imagen de Cuba y el impacto del bloqueo de Estados Unidos y el efecto negativo que ello ha tenido con Canadá, su principal país emisor. La pandemia cerró durante muchos meses este destino caribeño al tráfico internacional, pero desde noviembre pasado está abierto. La ministra Reyes Maroto analiza la preocupación del Gobierno cubano y de su presidente, Miguel Díaz-Canel (ambos en la foto en La Habana): «He estado allí defendiendo al sector empresarial y turístico. En mi última visita estuve acompañando a los grandes hoteleros españoles en un momento donde el bloqueo económico de Estados Unidos era álgido y se había activado la ley Helms-Burton, que ha sido muy negativa».

Enfatiza que el Gobierno «va a seguir defendiendo la presencia de empresas en Cuba, de ahí que desde el ámbito diplomático hay que recuperar el diálogo entre Estados Unidos y Cuba. Se logró una vía de diálogo con Barak Obama, lo cual supuso un punto de inflexión». Señala que la marcha de Trump y la llegada de Biden abre un nuevo frente diplomático con «espíritu Obama».