Una mujer intenta realizar una gestión bancaria ‘on line’.  | Jaume Morey

2

«Tengo casi 80 años y me entristece mucho ver que los bancos se han olvidado de las personas mayores como yo». Así empieza la presentación que Carlos San Juan, de 78 años y procedente de Valencia, ha escrito en la plataforma Change.org, y con la que pide apoyo ciudadano para reclamar a las entidades bancarias que atiendan sin trabas tecnológicas a las personas mayores. La petición se ha hecho viral estos días y ya acumula más de 340.000 firmas.

Algunos residentes de Baleares apoyan la campaña, según confirman desde la propia plataforma. El portavoz de la Coordinadora de Pensionistas de Balears, Pep Juárez, ya ha firmado la petición y reconoce que es un problema que llevan visibilizando desde hace años: «Los pensionistas vemos con simpatía esta campaña; lo que hacen los bancos es quitar los instrumentos de atención social. Esto crea una brecha digital y es un maltrato hacia nosotros».

Discriminación

Juárez apunta a que la digitalización y la falta de ayuda en las sucursales discrimina tanto a la gente mayor como a los colectivos vulnerables. A su juicio, «es un doble problema para nosotros, porque se convierte en un espacio inseguro y vulnera nuestros derechos». En este sentido, recuerda que se han hecho diversas campañas en la Isla, y se han presentado mociones, para pedir a los bancos la atención personalizada a las personas mayores. Dice, además, que «toda la ayuda desaparece y se reduce en aplicaciones móviles y en citas digitales. Ponen cajas que no se entienden. Nosotros no tenemos por qué entender todas estas tramitaciones».

‘Mayor pero no idiota’

La campaña de Carlos San Juan denuncia esta brecha digital y    la indefensión que provoca a los mayores y personas vulnerables realizar gestiones de forma telemática. Afin de que «sigamos siendo lo más independientes posibles», San Juan lanzó el eslogan ‘Soy mayor pero no idiota’. Con esta iniciativa su objetivo es llegar a recoger hasta 500.000 firmas.