Pruebas de catalán en una de las aulas del IES Josep Maria Llompart. | Redacción Local

6

Catalunya, Baleares y Comunidad Valenciana apuestan por reforzar el uso social del catalán, mientras que Euskadi y Galicia celebran la consolidación del euskera y el gallego y apuestan por analizar los nuevos retos de las comunidades lingüísticas en la esfera digital. Así lo han expuesto en una mesa redonda sobre lengua en Catalunya Ràdio recogida por Europa Press la consellera de Cultura de la Generalitat, Natàlia Garriga; el conseller de Fondos Europeos, Universidades y Cultura de las Islas Baleares, Miquel Company; el conseller de Educación, Cultura y Deporte de la Comunidad Valenciana, Vicent Marzà; el consejero de Cultura y Política Lingüística en Euskadi, Bingen Zupiria; el secretario de políticas lingüísticas en Galicia, Valentín García, y la síndica de Aran, Maria Vergés. Garriga ha subrayado la apuesta del Govern por promover el catalán a través del Pacte Nacional per la Llengua, al que buscarán sumar «al máximo de gente posible» para trabajar en una política a largo plazo, y ha destacado también el plan para impulsar el catalán en la escuela promovido por la Conselleria de Educación.

Los trabajos para sacarlo adelante empezarán con un informe de externo que analizará la situación del catalán, identificará retos y propondrán soluciones, tras constatar la Generalitat una disminución en su uso social, ha recordado Garriga: «Este informe es el que presentaremos en la primera mesa del Pacte Nacional». Además, se ha mostrado «absolutamente» de acuerdo en trabajar para lograr la reciprocidad de contenidos entre las tres televisiones públicas de zonas de habla catalana --TV3, IB3 y À Punt--. Por su parte, la síndica de Aran, Maria Vergés, ha considerado en «emergencia» el uso del aranés, ante lo que ha pedido más presencia en los medios audiovisuales y campañas para mejorar su uso social. Ante esa petición, Garriga ha asegurado que intentarán «hacer todo lo que haga falta para revertir la situación del aranés», con una población de hablantes de 10.000 personas, dentro del mismo pacto.

Baleares

El conseller balear Miquel Company ha dicho que comparten objetivos con la Generalitat, por lo que ha apostado por crear un «frente común» a través de las televisiones públicas de las zonas de habla catalana, el Institut Ramon Llull y el contenido en catalán en las plataformas audiovisuales, entre otros. Ha subrayado que en Baleares «el trabajo que se hace en las escuelas es primordial» porque es el ámbito donde se garantiza el uso del catalán, y ha resaltado que el 89% sabe hablar en esta lengua --aunque solo el 34,5% lo utiliza de forma habitual, ha dicho--. También ha asegurado que existe «cierta preocupación» sobre el uso social del catalán fuera de los ámbitos públicos --escuela y administración--, y ha pedido trabajar para nivelar los porcentajes de uso sin utilizar la lengua de forma partidista, en sus palabras.

Comunidad Valenciana

El conseller valenciano Vicent Marçà ha apostado por estrategias coordinadas con Catalunya y Baleares sobre el uso del catalán --en particular, a través de las televisiones públicas-- y ha lamentado que exista «una voluntad de retroceso por parte de las estructuras del Estado», entre las que ha mencionado a los tribunales. Ha reivindicado la ley impulsada por la Generalitat Valenciana contra la «segregación lingüística» que, a su juicio, se producía con los alumnos de un mismo centro estudiaban o en castellano o en valenciano, mientras que ahora un 56% del alumnado utiliza el valenciano como lengua vehicular, según sus datos. Según él, el reto es que los alumnos sigan hablando en valenciano fuera de la escuela mediante nuevas soluciones de revitalización lingüística, en sus palabras: «Nuestros alumnos van a los centros educativos, utilizan nuestra lengua, y cuando llegan a casa dejan de usarla. Ahí es donde está la dificultad».

Euskadi

El consejero Bingen Zupiria ha celebrado que el euskera "cuenta con una comunidad de hablantes cada vez mayor«, desde que se introdujo en la escuela, en un momento en el que solo un 24% tenía conocimientos sobre el idioma, con el consenso político y la adhesión de la sociedad, ha subrayado. »Las lenguas son como bicicletas, hace falta estar dándole a los pedales todo el rato para que no se caiga. Creo que nuestra bicicleta tomó impulso a mediados de la década de los 60 y se mantiene en marcha«, ha ilustrado. Tras la ley del euskera de 1982 --ha expuesto-- se ha producido una ampliación exponencial de su uso tras su incorporación a la educación, y ahora se dan nuevos retos, como su presencia en el mundo digital: »Es uno de los retos que tenemos todas las lenguas ahora mismo".

Galicia

El secretario de políticas lingüísticas en Galicia, Valentín García, ha asegurado que el gallego es la lengua mayoritaria de la población, y que, «más que ganar o perder, está cambiando el perfil de hablantes» por los cambios sociales. Sobre si hay preocupación por el estado de la lengua, ha dicho que «siempre» la hay y que deben hacerse políticas activas, teniendo en cuenta que el gallego convive con lenguas con una gran comunidad de hablantes, como el castellano, y otras presentes en el espacio virtual. Ha destacado que el 98% de la población entiende el gallego y el 96% la habla, y que el «problema» es que los jóvenes y comunidades de origen extranjero no la usan.