Vicenç Thomas ha recibido a los miembros de la Sindicatura de Cuentas. | Twitter: @ParlamentIB

4

El síndico mayor de la Sindicatura de Cuentas de Baleares, Joan Rosselló, ha advertido este miércoles que el Servicio de Salud (IBSalut) arrastra desde hace varios años un «recurrente» desequilibrio en los ingresos y gastos de unos 200 millones de euros. Se trata, según ha explicado en declaraciones a los medios, de una de las incidencias destacadas que la Sindicatura de Cuentas recoge en su informe de las cuentas de la CAIB correspondiente a 2019.

El presidente del Parlament, Vicenç Thomas, ha recibido este miércoles en audiencia a los miembros de la Sindicatura de Cuentas de Baleares Maria Antònia García Sastre, Joan Rosselló Villalonga y Fernando Toll-Messia Gil, que han presentado en la Cámara el informe de la cuenta general de la Comunidad Autónoma, correspondiente a 2019. Los síndicos han entregado el Informe 195/2021, aprobado en la sesión del Consell de la Sindicatura el pasado 20 de diciembre.

Según ha explicado el propio Rosselló después de la audiencia, entre las incidencias detectadas sobresale, en el caso del IBSalut, un incremento de las contrataciones que no siguen los procedimientos adecuados, «una circunstancia que se ha convertido en habitual a pesar de que debería ser excepcional», y que ha acabado por generar el desequilibrio de unos 200 millones, que podría aumentar en 2020 por el incremento de las contrataciones de emergencia en el contexto de la pandemia.

Según ha advertido, en algún momento habrá que ver si este escenario de aumento del gasto por encima de los ingresos «es sostenible». El síndico también ha señalado, en términos generales, algunas incidencias de tipo financiero en relación a la manera de computar los ingresos y los gastos. El informe también alerta del incremento de la deuda de la Comunidad Autónoma en años de expansión porque en años malos, la carga de la deuda puede ser «excesiva».

Informe de la sindicatura

Se trata de un informe de carácter general y de periodicidad anual, que la Sindicatura elabora de acuerdo con el artículo 82 del Estatuto de Autonomía, como órgano al cual corresponde la fiscalización externa de la actividad económica, financiera y contable del sector público de las Islas. El informe incluye la fiscalización de la Cuenta de la Administración general de la Comunidad Autónoma, del Servicio de Salud y de la Agencia Tributaria de Baleares, además de la documentación complementaria pertinente.

El objetivo final del trabajo de fiscalización es expresar la opinión de auditoría financiera y las conclusiones del cumplimiento de la legalidad con relación a la Cuenta de la Administración general de la Comunidad Autónoma, del Servicio de Salud y de la ATIB. En cuanto al sector público instrumental, en el Informe se enumeran las entidades dependientes, las vinculadas y otros relacionadas con la Comunidad Autónoma, pero la Sindicatura únicamente ha realizado una revisión formal y un análisis general de las cuentas anuales y de los informes de auditoría financiera y de cumplimiento de la legalidad elaborados por auditores externos, de acuerdo con el Plan de auditorías de la Intervención general de la CAIB.