Imagen de archivo del obispo Antonio Vadell. | Archivo

2

El obispo auxiliar de Barcelona, el mallorquín Antoni Vadell, ha vuelto a ser ingresado en el hospital a causa de una «involución clínica». Según ha informado en un comunicado el Obispado de Barcelona, en estos momentos, el pronóstico del obispo Antoni Vadell es «reservado dentro de la gravedad de su enfermedad». Hay que recordar que, el 10 de enero, el mismo Obispado comunicaba que el mallorquín Antoni Vadell recibiría desde ese día asistencia médica domiciliaria.

En concreto, que recibiría, acompañado de su familia, la ayuda asistencial para seguir su tratamiento médico y su evolución médica. Precisamente, una «involución clínica» ha hecho que el obispo auxiliar de Barcelona haya tenido que volver a ser ingresado, con pronóstico «reservado dentro de la gravedad de su enfermedad».

Una enfermedad, un tumor en el páncreas, de la que informó en el mes de julio el arzobispo de Barcelona, Juan José Omella.