El mallorquín Antoni Vadell.

0

El mallorquín Antoni Vadell Ferrer (Llucmajor, 1972), obispo auxiliar de Barcelona, ha sufrido una «regresión en su estado clínico en las últimas horas», según ha informado hoy el Arzobispado de Barcelona. Ha añadido que «seguiremos con atención su evolución dentro de la gravedad de su enfermedad». El prelado, ingresado en la Unidad de Cuidados Intensivos del Hospital Clínic de Barcelona, está siendo tratado por un cáncer de páncreas.

Este empeoramiento se produce 24 horas después del comunicado difundido la oficina de comunicación del Arzobispado que encabeza el cardenal Juan José Omella en el que informó que «la salud de Mons. Vadell está evolucionando progresivamente de manera positiva a pesar de la gravedad de su enfermedad» y añadió que «esperamos que se mantenga esta situación en las próximas jornadas».

Antoni Vadell, que recibió la ordenación episcopal en el templo de la Sagrada Familia de Barcelona en septiembre de 2017, ingresó el 18 de diciembre en estado muy grave en el Hospital Clínic de Barcelona. El cardenal arzobispo Omella informó de esta triste noticia, organizó una vigilia de oración en el Santuario de Nuestra Señora del Sagrado Corazón, en la Ciudad Condal, y expuso que «ahora más nunca el obispo Toni necesita que intensifiquemos nuestras plegarias».

El prelado mallorquín comunicó personalmente en julio pasado que le había detectado un tumor localizado en el páncreas. «Le pido al Señor poder afrontar este momento de enfermedad sintiendo su compañía, intuyendo que esta situación es una llamada amorosa de Él para amarlo más y seguirlo», manifestó.