De una elección a otra. Antònia Jover (izquierda) es la única candidata. Sobre esta líneas, en 2017, aspirantes a liderar Podemos: Cristina Gómez, Mae de la Concha, Laura Camargo y Jorge Sans. | Jaume Morey - Foto: P. BOTA¶

2

Poco tiene que ver el proceso de primarias que celebra Podemos estos días –el plazo para votar termina mañana lunes– con el de 2017. Si en aquellas se presentaban hasta cuatro opciones diferentes aunque la batalla se centraba entre dos que ofrecían proyectos casi antagónicos (de un lado, el de Mae de la Concha y de otro el de Laura Camargo), para las de este año hay lista única; la que encabeza Antònia Jover y que viene avalada no sólo por quienes ocupan cargos o están en sintonía con la organización actual sino, también, por un grupo que barajó una alternativa. ¿Por qué se llega a esta situación? La versión corta es que el poder actúa de pegamento y que las voces discrepantes se han ido.

Evolución

Del 15-M al Govern. Podemos, el partido que recogió el grito de las movilizaciones del 15-M en 2011 (primero, ‘No nos representan’ y después, ‘Sí, se puede’) dio la campanada en las europeas de 2014 y, tras sus buenos resultados en las autonómicas de 2015, decidió apoyar al PSIB sin participar en el Govern. Pero sí se sumó a gobiernos locales y también al Consell de Mallorca. El paso decisivo lo dio tras las primarias de 2017. De la Concha se impuso por un centenar escaso de votos a Camargo y se decidió que en los siguientes comicios entraría en el Govern. Fue en 2019.

La ruptura

El sector crítico se va. Mae de la Concha se presentó a aquellas primarias por decisión de Alberto Jarabo, que decidió no competir, y enfrentado totalmente a Laura Camargo, que era la portavoz parlamentara. Fue la estrategia para que Camargo le imitara y quedara fuera de la carrera electoral. No lo hizo. Críticos a De la Concha se referían a esta como «Más de lo mismo» para señalar la dependencia del equipo anterior. En diciembre de 2019 se produjo la ruptura definitiva. Todos los representantes críticos del Consejo Ciudadano Autonómico se dieron de baja. Camargo había anticipado su estrategia meses atrás en una entrevista con este diario. «Podemos se llena ahora de trepas y de gente que va a por la silla», dijo. Anticapitalistas, partido que formaba parte de Podemos y que lideraba Camargo en Balears, se desligó definitivamente de la opción morada. También dejó Podemos Balti Picornell, que llegó a presidir el Parlament después de la expulsión de Xelo Huertas.

Negociación

El valor de la vicepresidencia. Podemos afrontó en 2019 la negociación para entrar en el Govern con mucho ímpetu. Hubiera entrado de todas formas (o eso mantienen algunos informantes) pero sus resultados fueron mejores que los de los ecosoberanistas y consiguieron mayor visibilidad en el Ejecutivo, incluida la vicepresidencia. Aunque había dudas sobre cuál sería el papel de Juan Pedro Yllanes, una serie de circunstancias le han beneficiado. Una es que del ‘monotema pandémico’ (en su versión sanitaria y económica) sólo el departamento relacionado con la Transición Verde y la Innovación o la ‘Agenda 2030’ puede sacar rendimiento. Y ese es el que gestiona el juez en excedencia. El área de Comunicación de Yllanes ha jugado un papel decisivo.

Discreción

Por qué Jover es candidata. La diputada en el Congreso por Balears y única candidata (Antònia Jover, Palma, 1958) está en Podemos desde sus orígenes. Con todas las direcciones ha sido el contacto con Madrid, en línea con Alejandro López. Su relación es excelente. Antes de convocarse las primarias se sabía de su disposición a sustituir a Mae de la Concha. Una vez contó que era «el último servicio». No quiere ser candidata a las elecciones de 2023. Eso fue determinante. Eso y un pacto interno que se negoció entre bambalinas con un grupo que planteó ciertas resistencias. Las críticas, desde la marcha de los ‘anticapis’ y quienes se desencantaron, son ahora internas y no trascienden a los medios. La propia Jover presume de ello. Incluso, a la hora de relacionarse con los socios del Govern. «Cuando se es serio y se quiere llegar a acuerdos, se negocia de forma discreta», afirmó recientemente.

Futuro

Qué se pacto. El sistema electoral de Podemos se llama ‘Desborda’. Aunque se presente una lista cerrada, cada votante (en Balears pueden votar hasta 3.700 inscritos validados) puede elegir los nombres que quiera , no necesariamente a todos. Y también a los nombres de lo que se llama ‘lista blanca’ , de no adscritos. La lista de Jover ofrece un abanico de posibilidades en la que aparece, posiblemente, la persona que será candidata en 2023 si Yllanes no se presenta.