La presidenta del Govern balear, Francina Armengol, en una intervención en el pleno del Parlament el pasado 16 de noviembre. | Jaume Morey

38

La presidenta del Govern, Francina Armengol, ha defendido este martes los presupuestos de la comunidad para 2022 como los más sociales de la historia y que no suben «ni un impuesto a la clase trabajadora y media», ante la petición de la diputada de Ciudadanos Patricia Guasp de que el Govern rebaje la presión fiscal. Guasp ha cuestionado que los presupuestos para el próximo año estén adaptados a la escalada de precios que sufren las familias baleares y que perjudican sobre todo a las clases medias y trabajadoras, con consecuencias directas en la cesta de la compra, como alertan las asociaciones de consumidores. En el turno de control al Govern en el pleno del Parlament, Guasp ha recalcado que Palma es una de las ciudades de España donde más han subido los alquileres, 40 euros más al mes. «Y ustedes empeñados en sus medidas ineficaces e intervencionistas», ha criticado.

Armengol ha respondido que la subida de precios está siendo global, en España es del 5,6 %, en Alemania del 6 % y en la media UE entre 3 y 4 %, algo que ha atribuido al precio de la energía en Europa y a que la COVID ha supuesto una parada de producción a nivel mundial que ha generado cuellos de botella y encarece el suministro el algunas cosas. «Por eso, el Govern ha hecho los presupuestos más sociales de la historia y aumentamos las políticas que refuerzan los servicios públicos y que van directamente a las familia», ha dicho Armengol, que ha destacado que desde 2015 el Govern «ha aumentado un 56 % el gasto social en la comunidad autónoma». Guasp ha insistido en que el aumento de precios supone una bajada de salarios encubierta y ha dicho que la subida del salario mínimo interprofesional «ha sido devorada por la subida de precios, que tiene impacto en la competitividad de empresas y pymes y en el sector primario». «Pero ustedes no apoyan el desarrollo fiscal del REB», le ha reprochado a Armengol. La coordinadora de Cs ha advertido de que la escalada de precios va a repercutir en menos consumo y recaudación de lo previsto por el Govern. Según Guasp, «esta inflación histórica es consecuencia de malas políticas y subida de impuestos, del hachazo fiscal a autónomos y a la clase media». «Tienen que bajar los impuestos, aumentar los incentivos fiscales para ayudar a la contratación, aceptar nuestra enmienda de bonificar las cuotas de autónomos a menores de 35 años, para bajar el impuesto de transmisiones patrimoniales para los jóvenes y suprimir el de sucesiones», ha reivindicado.

Armengol ha reiterado que «el Govern trabaja precisamente en este sentido, con el mayor escudo social de la historia" y con un presupuesto en el que «7 de cada 10 euros van a políticas de salud, educación, políticas activas de ocupación y de servicios sociales para los más vulnerables». La presidenta ha dicho ser muy consciente de las necesidades de las familias a quienes se orienta «toda la carga presupuestaria». Ha subrayado que en los presupuestos de 2022 aumentan las deducciones fiscales para ayudas al alquiler y la compra de vivienda y apuestan «por un modelo económico mas productivo e incentivar la reactivación económica». «No subimos ni un impuesto a clase trabajadora y media», ha destacado y ha acusado a Cs de estar «buscando un motivo para votar en contra» de los presupuestos. «Creo que es un error porque la gente necesita estas cuentas públicas», ha concluido.