La delegada del Gobierno en Baleares, Aina Calvo, durante su discurso en el día de la Constitución. | Pere Bota

W
7

La delegada del Gobierno en las Islas Baleares, Aina Calvo, ha pedido este lunes «estar vigilantes» y hacer valer los principios democráticos y el espíritu humanista de la Constitución Española frente al odio, el fanatismo o la exclusión de un individuo o un colectivo. «Siempre que suenen palabras de racismo, misóginas u homófobas, en las Islas Baleares les haremos frente», ha garantizado Calvo con ocasión de su intervención en el acto de conmemoración del Día de la Constitución Española, celebrado en el Palacio de La Almudaina.

Calvo ha afirmado que la Constitución ha permitido la consolidación del Estado del bienestar: «Es el marco de estabilidad que ha posibilitado el impulso a la sanidad y la educación públicas, así como la acción del Gobierno en políticas sociales». La «emergencia» de la covid-19 ha propiciado un «cambio de mirada, para impulsar la co-gobernanza» de las diferentes instituciones, como se ha demostrado en la gestión de los recursos del Plan de Recuperación y de los fondos europeos, que son «decisivos para definir nuestro futuro».

La delegada se ha mostrado partidaria de reforzar el diálogo y de defender la tolerancia y la convivencia pacífica frente a la violencia. En este sentido, ha querido recordar a las tres mujeres fallecidas este año en Balearse por violencia de género, unos hechos que ha calificado de «estocada a la convivencia pacífica y a las conquistas alcanzadas en materia de igualdad». La delegada también se ha referido a la migración, un hecho «universal y ancestral que perdurará mientras haya vida», y un derecho para todas las personas, siempre y cuando se produzca «de manera regular, ordenada y segura».

En relación al fenómenos migratorio, Calvo ha pedido «combatir el uso populista de las personas vulnerables, que intoxica la convivencia pacífica desde el prejuicio». La delegada ha apoyado la modificación del artículo 49 de la Constitución para responder a un «clamor ciudadano» como es la supresión de expresiones hirientes como la de «disminuido» para referirse a una persona con una discapacidad: «ojalá que, entre todos, hagamos posible esta modificación que, sin duda, ennoblecerá nuestro país», ha dicho.

La Delegación del Gobierno, el Govern balear y el Consell de Mallorca han organizado este acto oficial, que este año ha recuperado su emplazamiento habitual, el salón del Tinell. El acto, conducido por la periodista Maria Antònia Suau, ha contado con la participación de activistas por la salud mental que han leído cinco de los artículos de la Constitución, en concreto, los referidos a la igualdad; libertad ideológica, religiosa y de culto; derecho al honor y a la intimidad personal y familiar; derecho a la educación y acceso a la cultura y la investigación. Estas personas forman parte del programa «Obertament Balears», que puso en marcha en 2017 la organización 3 Salut Mental para luchar contra los prejuicios, el estigma y la discriminación por razón de salud mental.