Instalación de placas solares en Mallorca. | Redacción El Económico - E.C.

0

La demanda de energía eléctrica en Baleares en noviembre se estima en 408.099 MWh, un 12 % superior a la registrada en el mismo mes de 2020, ha informado el Grupo Red Eléctrica. Si se tienen en cuenta los efectos del calendario y las temperaturas, la demanda aumenta un 7,3 % con respecto a noviembre de 2020. Comparada con un periodo previo a la pandemia (noviembre de 2019) y corregidos los efectos de la laboralidad y las temperaturas, la demanda de energía eléctrica balear disminuye un 0,8 %. En los primeros once meses de 2021, la demanda balear se estima en 5.090.600 MWh, un 13 % más que en el mismo periodo de 2020. De nuevo, una vez corregida la influencia del calendario y las temperaturas, la demanda es un 11,9 % superior. El ciclo combinado, con un 81,6 % de la energía producida en Baleares, fue la primera fuente de generación eléctrica del archipiélago en noviembre, seguida de la de motores diésel (4,8 %).

Ese mes, la energía renovable y que no emite CO2 equivalente (gases de efecto invernadero) generada en la comunidad balear representa un 6,1 % del total. Además, en noviembre la energía eléctrica procedente del enlace submarino entre la Península y Mallorca cubrió el 6,9 % de la demanda eléctrica balear.

A nivel nacional, la demanda de energía eléctrica este mes se estima en 21.517 GWh, un 4 % superior a la registrada en noviembre de 2020. Si se tienen en cuenta los efectos del calendario y las temperaturas, la demanda es, un 1,4 % superior. Comparada con un periodo previo a la pandemia (noviembre de 2019) y corregidos los efectos de la laboralidad y las temperaturas, la demanda de energía eléctrica nacional desciende un 2,3 %. En los primeros once meses de 2021, la demanda se estima en 234.413 GWh, un 3 % más que en el mismo periodo de 2020. Una vez corregida la influencia del calendario y las temperaturas, la demanda es un 2,9 % superior. El 41,7 % de la energía eléctrica generada a nivel nacional durante el mes de noviembre fue de origen renovable y el 57,2 % no emitió CO2 equivalente.