Alfonso Rodríguez tras la reunión de la Ejecutiva. | T. Ayuga

16

El nuevo portavoz del PSIB, Alfonso Rodríguez, nació en Zaragoza en 1964. Después de unos años en Catalunya, vino a Mallorca en 1992. El también alcalde de Calvià desde 2015 es profesor de Secundaria, actualmente en excedencia, y ayer dio cuenta de la primera reunión de la Ejecutiva surgida del 14 congreso del partido. 

Su elección fue una de las pocas  sorpresas del congreso. 
— La secretaria general [Francina Armengol] me propuso esa tarea y el intento de hacer llegar a los medios, lo mejor posible, el mensaje del PSIB. Conozco el partido y algo sé de gestión y espero no defraudar a su confianza.

¿No es un problema que sea usted castellanohablante?
— Jamás he tenido ningún problema por eso, ni aquí ni en Catalunya. Ni siquiera aludimos a ese asunto cuando me propuso ser portavoz. Además [en este punto completa la frase en catalán] no tengo problema en expresarme en catalán aunque supongo que soy más eficaz comunicando en castellano.

Es alcalde de Calvià y el PSIB asegura que quiere ‘repensar’ el turismo. ¿Cuál es su receta?
— No hay duda de que Calvià es un buque insignia del turismo en Balears. Se puede emplear el término ‘repensar’, sí, pero lo que se quiere decir es que hay que actualizar el modelo turístico desde la sostenibilidad. La clave es que la industria turística devuelva al entorno lo que el entorno le ofrece.

El turismo de Calvià también es Magaluf.
— Ha copado muchas portadas, sí. Y no todos los que hablan lo conocen. No queremos excesos ni en Magaluf ni en ningún otro sitio de Balears y, por eso, se han tomado medidas. Pero el destino puede y tiene que ser compartido con otros. No se puede arrinconar al ocio.

Hay zonas que colonizan las grandes cadenas. ¿No hay riesgo de arrinconar al residente como en Cuba o Santo Domingo?
— No, no. Ese no es el modelo. Nuestro destino no es de Resort. Es de oferta asociada. Ambas son compatibles. No hay duda que el sector hotelero tiene más músculo y que ahora toca la oferta asociada. Melià tiene muchas plazas en Calvià pero, a la vez, ha estirado a otros. En zonas de Calvià hemos pasado, en poco tiempo, de un 40 % a un 70 % de hoteles de cuatro estrellas o más. No hay que equiparar siempre calidad y lujo. El turismo es la primera industria y la haremos más sostenible.

¿El partido socialista tiene que ser más PSIB o más PSOE?
— El PSIB es el PSOE de Balears. Los objetivos son los mismos: más socialdemocracia, más justicia social y más derechos. Hablábamos antes del turismo. Bueno, pues repensar o actualizar el turismo también pasa por derechos laborales. Y aparte, el PSIB tiene que ser consciente que no todos los territorios son iguales y que aquí tenemos una lengua y cultura propia. La presidenta Armengol ya anunció que celebraremos una convención que sellará nuestros compromisos.

¿Hablar de hegemonía y buscar «la tercera» no es soberbia?
— No, es ponerse un objetivo. Hay que alejarse de la soberbia y actuar desde la humildad, y con el pacto y el diálogo que es lo que define al PSIB. Es sano y lógico que nos marquemos objetivos y que paremos el discurso de la extrema derecha y los populismos.

¿Incluye ahí al PP?
— Por desgracia, el PP está comprando los discursos de Vox que lo alejan de lo que debería ser un partido conservador como en el resto de Europa. El PP, también en Balears, entiende que ser oposición es oponerse a todo. Igual que Vox y Cs está    en la hipérbole    permanente, en la exageración. Si el PP no ha arrimado el hombro durante la pandemia y se ha instalado en el no a todo, la verdad es que no sé cuándo lo hará.