La construcción reclama nuevas soluciones. Hasta ahora se ha incorporado a la posidonia con éxito. En la imagen, cáscaras de almendra que tendrán una segunda vida. | UIB

1

Cáscaras de almendra, huesos de aceitunas, piel de uva o restos de harina que no terminan en la basura ni en un receptáculo para hacer compost, sino que junto con aglomerantes, como la resina de pino disuelta con acetona y la hoja de chumbera triturada dan lugar a nuevos materiales para crear productos con distintas utilidades, todos ellos bajo los estándares aceptados de estética, funcionalidad y economía circular. El concepto básico en este proyecto de factura balear es el de la circularidad.

Con «LOOP, diseño y circularidad», el Instituto de Innovación Empresarial de las Islas Baleares (IDI) ha firmado un convenio de colaboración con la Fundación Universidad-Empresa de las Islas Baleares (FUEIB) para investigar y desarrollar nuevos materiales a partir de residuos y materias primas locales. Ya se han dado los primeros descubrimientos, y el paso siguiente es que los diseñadores trabajen con el material nuevo para mostrar todo su potencial. Llegados a este punto, el desarrollo científico ha cumplido su objetivo inicial, y es cuando el diseño, como disciplina capaz de aportar el valor, entra en acción, según inciden desde la UIB.

Algunos de los materiales utilizados en la investigación. Foto: UIB.

A través de esta colaboración entre el LOOP y la UIB/FUEIB, el Grupo de Investigación de Construcciones Arquitectónicas y de Ingeniería de Edificación ha identificado materiales a partir del desecho de materias de origen local que tienen grandes posibilidades de transformación, haciendo una apuesta clara por las materias locales, vinculadas al territorio. Así, ya han obtenido los primeros resultados con la investigación llevada a cabo por Carolina García Espinar en el marco de un trabajo de fin de grado de Edificación en la UIB, tutorizado por el doctor Francesc Masdeu y el doctor Joan Muñoz, en la que ha creado un material km. 0 con materia de origen orgánico, como las cáscaras de almendra, huesos de aceitunas, piel de uva y harina, junto con aglomerantes.

Todos estos materiales se han combinado para crear una variedad de muestras de estudio. Las combinaciones y dosificaciones finales que presentan buena cohesión, dureza y estabilidad abren un campo de investigación para desarrollar nuevos productos. El LOOP fomenta de este modo la implementación del diseño como elemento estratégico en la mejora competitiva de las empresas y pone en contacto a investigadores y profesionales del diseño para desarrollar productos que obedezcan a los estándares internacionalmente aceptados en cuanto a estética, funcionalidad y economía circular.