Adulto de 'Philaenus spumarius' en un olivo. | Júlia López

2

La Xylella fastidiosa irrumpió en 2016 entre los campos y terrenos de fora vila de Mallorca y del resto de Baleares como una exhalación. Como Atila, por ahí donde pasaba dejaba un rastro severo. Muchas quarterades perecieron por el camino. Hoy conocemos a los principales responsables. Y es que un equipo de investigadores del grupo de investigación en Zoología Aplicada y de la Conservación (ZAP), el Laboratorio de Microbiología y el Servicio de Información Geográfica de la Universitat de les Illes Balears (UIB) han identificado dos especies de insectos, Philaenus spumarius y Neophilaenus campestris, como los vectores principales en el archipiélago de esta bacteria Xylella fastidiosa, que ha causado una gran mortandad de árboles, especialmente olivos, almendros y viñas, además de otros cultivos y plantas ornamentales.

Así lo indican los resultados por el primer estudio que se ha hecho en el ámbito europeo a gran escala para identificar los insectos vectores de Xylella fastidiosa y profundizar en su bioecología en una zona afectada. Se trata de un trabajo que se enmarca en el proyecto Collection of data and information in Balearic Islands on biology of vectors and potential vectors of Xylella fastidiosa (GP/EFSA/ALPHA/017/01), que obtuvo financiación de la Autoridad Europea de Seguridad Alimentaria (EFSA) en 2017. Solo un año antes se detectó el patógeno Xylella fastidiosa en las Islas. Según los expertos, este fitopatógeno bloquea los conductos xilemáticos de las plantas y deseca las hojas. En los casos más severos provoca incluso la muerte de la planta, y se ha reportado que afecta a más de 600 especies vegetales, tanto ornamentales, como cultivables o silvestres.

Cómo se transmite

La bacteria pasa de una planta a otra mediante insectos hemípteros (espumadores) que se alimentan chupando el xilema. Durante tres años y medio, los investigadores de la UIB liderados por el doctor Miguel Ángel Miranda han investigado el ciclo biológico y la prevalencia de esta bacteria en los vectores en cultivos de importancia del sector primario en Mallorca, Menorca, Ibiza y Formentera, como son el olivo, la viña y el almendro. Gracias al estudio de los investigadores de la UIB, se han detectado dos especies de vectores de la bacteria en las cuatro islas baleares.

Los especialistas han observado que las ninfas (no infectivas) de estos insectos se encuentran en la cubierta vegetal a principio de marzo, donde forman una característica espuma de protección en las hierbas. Pasan por cinco estadios ninfales, hasta que a final de abril se empiezan a observar los primeros adultos. Cuando se deseca la cubierta vegetal, los adultos migran hacia los árboles, que es cuando empieza el proceso de infección, puesto que se alimentan de árboles infectados por la bacteria. Una vez que han adquirido la bacteria, son infectivos durante toda su vida adulta. A final de septiembre, los insectos vuelven a la cubierta vegetal para poner los huevos y acabar el ciclo vital.

Emergencia del adulto de 'Philaenus spumarius' dentro de la espuma. Foto: Júlia López

Desde 2017, se ha visto que el 23 por ciento de los vectores capturados en las islas Baleares estaban infectados de Xylella fastidiosa y que el Philaenus spumarius es el que presenta una tasa de infección más elevada, con un 23,8 por ciento, mientras que la del Neophilaenus campestris es del 21,3 por ciento. En Mallorca, se ha observado una prevalencia de vectores infectados de un 24 por ciento; en Menorca, ha sido de un 21,5 por ciento, y en Ibiza, de un 21 por ciento. En Formentera, por su parte, no se han encontrado vectores infectados con Xylella fastidiosa.

En cuanto a los resultados por cultivos, los insectos capturados en cultivos de almendro han presentado la prevalencia más elevada, con un 25,7 por ciento, seguidos de un 22,8 por ciento en los de olivo, y de un 21 por ciento en las viñas. Los investigadores de la UIB recuerdan que todavía no hay tratamiento ni cura para las plantas infectadas, y que, por lo tanto, conocer el papel que tiene cada especie de vector es fundamental para entender la epidemiología de la enfermedad en las islas Baleares y establecer el riesgo de transmisión en cada isla y en cada cultivo. Por ejemplo, según el estudio, el papel del Philaenus spumarius en la transmisión de la bacteria sería más relevante en todos los cultivos, si se compara con el del Neophilaenus campestris.