El cierre de fronteras de Marruecos ha dejado a muchos españoles, entre ellos varios mallorquines, sin posibilidad de volver a sus casas. Muchos intentan hallar una solución en la delegación del Consulado de Marrakech. | Youtube Ultima Hora

16

Varios mallorquines se encuentran entre los numerosos españoles que han visto cancelados sus vuelos en Marruecos, que ha cerrado sus fronteras durante quince días por la amenaza de la nueva variante de coronavirus ómicron, y no saben cómo van a regresar a sus casas. Antònia Perelló se encuentra entre esos baleares en apuros, y como ella misma ha relatado a Ultima Hora la incertidumbre reina entre los pasajeros afectados por la cancelación de los vuelos y el cierre del país magrebí. «Teníamos el vuelo para este martes por la tarde pero no sale nadie, está todo cancelado. Aquí la sensación es que esos quince días de cierre se van a alargar. Hemos ido a la delegación del Consulado, aquí en Marrakech, otros a la embajada de Rabat. Necesitamos que alguien nos ayude», reclaman.

Noticias relacionadas

«Hemos dejado el pasaporte [en la delegación del Consulado] y nadie sabe nada, nadie tiene noticias y las compañías aéreas no dan solución. Siguen vendiendo vuelos pero después los cancelan. Parece ser que la única forma de salir de aquí será que el Gobierno consiga una repatriación o fletar varios aviones para regresar», indica esta mujer, vecina de Santanyí y afectada por las restricciones y limitaciones, adoptadas en el contexto del avance de la variante ómicron, descubierta al sur del continente y ya presente en distintos países de Europa.

La mallorquina Antònia Perelló durante el viaje.

La mallorquina atrapada por el cierre de las fronteras en el reino alauí caracteriza el cierto caos que se está viviendo en estos momentos en Marruecos, donde cada uno se las tiene que ingeniar para asegurarse que las autoridades «sepan al menos que estamos aquí». Ante la necesidad, los afectados se organizan como pueden y comparten toda la información disponible (especialmente teléfonos y direcciones de interés a las que acudir), que en estos momentos todavía no es muy abultada, en grupos de WhatsApp cuando se pueden conectar a alguna red WiFi. «Estamos muy repartidos, hay gente en Agadir, Fez, Casablanca y Marrakech». Por el momento nadie en Madrid ha recogido el guante.