El acto inaugural contó con la presencia de la presidenta del Consell, Catalina Cladera, y de la consellera Rosario Sánchez. Fotos: PERE BOTA | Pere Bota

1

El Col·legi d’Economistes de Baleares celebró este viernes por la noche su XIX Diada en el Castillo Son Vida. El decano-presidente de la entidad, Onofre Martorell, lanzó en su intervención una reflexión económica a las instituciones y empresarios de las Islas en cuanto a la evolución de la actual coyuntura económica. En el acto se entregó la medalla de oro a su trayectoria profesional al presidente y fundador de la cadena Meliá Hotels International, Gabriel Escarrer Juliá. Martorell, en su intervención, afirmó: «El encarecimiento de las materias primas perjudicará, aún más, a la cuenta de resultados de las empresas. Esto es derivado del efecto de la pandemia. Al mismo tiempo, también dentro de este contexto, el incremento de las tasas de inflación puede desembocar en una importante subida de los tipos de interés».

Los economistas ven muchas incertidumbres a corto y medio plazo, lo cual puede mediatizar la evolución del PIB balear a lo largo del próximo ejercicio. Tras la entrega de títulos a los nuevos colegiados y homenaje a los profesionales con más de 22, 35 y 50 años de pertenencia al colegio, tuvo lugar el acto de entrega de la medalla de oro a Gabriel Escarrer.

El presidente de Meliá agradeció el honor y afirmó ante la presencia de autoridades y economistas: «No ha sido nada fácil llegar a donde estamos ahora en la empresa, pues en no pocas ocasiones hemos tenido que sufrir sangre, sudor y lágrimas». Escarrer puntualizó que las claves de su éxito han sido «la constancia, la tenacidad, la capacidad de superación y contar con un gran equipo profesional». De su amplia trayectoria destacó la internacionalización de la compañía, la decisión de cotizar en Bolsa y apostar por ser líderes en la comercialización gracias a la digitalización. Valoró positivamente el relevo generacional a gracias a su hijo Gabriel Escarrer.