Las tres forenses, este viernes, a su llegada al Tribunal Superior. | ALEX SEPULVEDA

Tres forenses confirmaron este viernes ante un tribunal de la Sala de lo Civil y Penal del TSJIB que el exfiscal Miguel Ángel Subirán no está en condiciones de ser juzgado. Las tres, encabezadas por la directora de la clínica forense en Palma, comparecieron ante los tres magistrados encargados de decidir si el exfiscal y el exjuez Manuel Penalva son juzgados por delitos de detención ilegal, prevaricación y otros supuestamente cometidos durante la instrucción del ‘caso Cursach’.

La comparecencia de las forenses se produce después de una serie de informes en los que planteaban que Subirán sufre una situación psicológica que le impide defenderse en un procedimiento penal. En uno de esos documentos planteaban que esa situación se diagnosticó en el año 2014, justo cuando asumió la instrucción de la causa por corrupción en la Policía Local de Palma que desembocó en el ‘caso Cursach’.

La diligencia se ha llevado a cabo ante el tribunal que tiene que decidir sobre las decenas de recursos pendientes en esta instrucción. El magistrado encargado de la causa, Carlos Gómez, decidió cerrar la instrucción y sólo entendió que existían indicios de delito de revelación de secretos en la actuación de Penalva y Subirán. La Fiscalía y las acusaciones recurrieron en base a los mensajes de Whatsapp encontrados durante las investigaciones y piden extender el juicio.