La jornada de huelga de este viernes, junto a la suspensión de servicios programados, provocó que algunos vagones se llenaran hasta los topes. Las ventanillas estaban cerradas y no se pudo guardar la distancia de seguridad.

8

La huelga de los trabajadores de Serveis Ferroviaris de Mallorca (SFM) y la avería de un convoy desataron este viernes el caos en las líneas de tren. «La situación ya es totalmente denunciable y si en un plazo corto de tiempo no se soluciona interpondremos una demanda ante los tribunales», explicó Guillem Ramis, uno de los portavoces de la asociación de usuarios del tren.

«Los usuarios viajamos de forma insostenible, amontonados dentro de los coches del tren y llegamos tarde al trabajo, al colegio o a nuestras actividades, la situación es ya denunciable», añadió Ramis en nombre de la entidad. Este viernes en total se suspendieron 26 servicios del tren y el metro entre las 6 y las 9 horas de la mañana. Además de los trenes anulados debido a la huelga de trabajadores de SFM, también se tuvieron que suspender otros servicios debido a averías en los trenes y por falta de personal.

«Ha habido averías y han tenido que habilitar buses alternativos desde Manacor a primera hora para que los usuarios pudiéramos llegar a Inca y allí coger el tren», explicaron algunos de los viajeros afectados. «Viendo la cantidad de gente que también se acumulaba en la estación intermodal pedimos sacar un convoy de 4 coches pero se fue con 3 porque muchos vagones están en los talleres sin reparar», denunció el representante de los trabajadores, Ricardo Mas. Un hecho que provocó las aglomeraciones. «No se cumplen las restricciones ni las pautas de distancia y mientras aumentan los casos de COVID los viajeros vamos amontonados y de forma insostenible», lamentó el portavoz de los usuarios del tren, Guillem Ramis.

Pero el caos en el servicio de tren y metro de ayer también se debió la falta de personal. «Algunos trabajadores no han aceptado cambios en su turno cuando esta práctica es habitual, son los trabajadores de siempre pero no aceptar cambios de turno forma parte de su estrategia de huelga», justificaron desde SFM. Según los trabajadores, «lo que pide la empresa es que hagamos horas extra, es incongruente porque una de nuestras reclamaciones es reforzar y mejorar el servicio que SFM ofrece a la ciudadanía y eso pasa por poner más frecuencias y también más personal para hacerlo posible», explicó el representante de los trabajadores, Ricardo Mas.

Según SFM entre un 60 % y un 34 % de los trabajadores secundaron la jornada de huelga de ayer. Desde la empresa pública piden disculpas a la ciudadanía e instan a los trabajadores a poner fin a sus protestas. «Las negociaciones siguen abiertas y no hace falta causar problemas a la ciudadanía», indicaron desde la empresa pública.