Aspecto que ofrecía en la mañana de este sábado el embalse del Gorg Blau tras las lluvias de Blas.

14

Y subiendo. El estado de los embalses de Cúber y el Gorg Blau, en las estribaciones del Puig Major, ha cambiado de una manera radical tras las copiosas lluvias de los últimos días, provocadas por la tormenta Blas.

El pasado viernes, Emaya comunicó al servicio de emergencias 112 que si se mantenían las aportaciones de las escorrentías y se cumplían las predicciones de nuevas precipitaciones de los próximos días, es muy probable que tengan que abrirse las compuertas para desaguar en el Torrent de Pareis, razón por la que se ha cursado un aviso para que los excursionistas eviten la zona y no se practique el barranquismo por el peligro que entraña.

En las últimas horas ya se ha superado el 85 por ciento de la capacidad de ambos embalses, tal y como muestran las fotografías tomadas este sábado por la mañana y que evidencian que el agua está a poco más de un metro de alcanzar el límite. Esta situación supone un cambio radical de las reservas de agua para el suministro de Palma y el resto de la mayoría de zonas hidrográficas de Mallorca.