Compras en Palma. Foto de archivo. | Jaume Morey

0

El Consejo Económico y Social de Baleares ha presentado este jueves la Memoria sobre la economía y el trabajo y la sociedad de las Islas, que confirma el impacto que la pandemia ha ocasionado en la economía de la región --el mayor del Estado-- y que, aunque muestra ya los síntomas de que la recuperación también será la mayor en términos nacionales, el regreso a las cifras prepandemia podría retrasarse por la coyuntura internacional. Representantes del CES han presentado en el Parlament el documento que, por primera vez, incorpora la perspectiva de género y da cada vez más importancia al escenario medioambiental como parte fundamental de la economía de las Islas.

Noticias relacionadas

Entre los datos más destacados que recoge el informe sobresale la confirmación del desplome del turismo, cuya facturación retrocedió en 2020 un 81 por ciento respecto al año anterior y que dejó también una caída del gasto del 83%. En este contexto, el presidente del CES, Rafel Ballester, ha recordado que la caída de la riqueza es una constante desde 1985, síntoma de que el modelo productivo balear podría estar «fatigado» por lo que la salida de la actual crisis debería ser una oportunidad para «repensarlo». «Se tienen que cambiar hábitos productivos para hacer más sostenible en todos los sentidos la actividad económica. Es cierto que hay urgencias que hay que abordar pero el momento actual podría ser un punto de inflexión», ha señalado