La consellera ha remarcado que el Govern seguirá trabajando para consolidar la estabilidad laboral de los profesionales sanitarios, mejorar sus condiciones laborales y ampliar las posibilidades de desarrollo profesional. | Redacción Local

9

La consellera de Salud y Consumo, Patricia Gómez, ha pedido «tranquilidad absoluta» después de que el Tribunal Supremo (TS) haya decidido no admitir un recurso del Ejecutivo autonómico contra la sentencia del TSJIB que anuló el decreto sobre el catalán en la sanidad. Según ha dicho, no conocer el catalán «no es un impedimento» para venir a las Islas a trabajar.

En declaraciones a los medios, Gómez ha recordado que existe la Ley de normalización lingüística y la de Función Pública que deben aplicarse.

Aún así, si hay categorías con dificultades para ser cubiertas, el requisito del catalán puede aplazarse. «Siempre hay que respetar también los derechos de los ciudadanos y facilitar a los profesionales la formación y cursos para aprender el idioma y que los usuarios puedan dirigirse a la Administración tanto en castellano como en catalán», ha afirmado.

También ha explicado que los procesos iniciados continuarán según las bases con las que fueron publicados, mientras que los nuevos procesos deberán respetar las normas vigentes.

Gómez ha aclarado que, según ambas leyes y en determinados casos, podrán contratarse profesionales sin el conocimiento del catalán, algo que afecta prácticamente a todas las categorías médicas. En otras, se contará con un plazo de tiempo para obtener las titulaciones requeridas.

«Desde la Administración lo que debemos hacer es favorecer el uso, la formación y poder ofrecer cursos a los profesionales para que puedan tener el requisito cuanto antes», ha insistido.

Gómez ha hecho estas declaraciones en Ibiza, en el acto de toma de posesión de 131 plazas fijas para enfermeras y matronas que han superado el concurso oposición del Servicio de Salud.

Noticias relacionadas

Según han destacado desde Salud, en los últimos 13 meses más de 200 personas de distintas categorías y especialistas han logrado plaza fija.

Del total de enfermeras, 78 plazas son para el Hospital Can Misses, 27 en Atención Primaria y tres para el Hospital de Formentera. En cuanto a las matronas, hay 20 plazas en Can Misses y dos en Formentera, así como tres en Atención Primaria.

Según ha detallado la Conselleria, desde octubre de 2020 hasta la actualidad, el Área de Salud de Ibiza y Formentera ha consolidado a través de plaza fija más de 200 puestos de trabajo después de convocar oposiciones de cada una de estas categorías y especialidades.

En estos últimos 13 meses se ha fidelizado a 14 médicos de Atención Primaria, 27 técnicos de Radiología y técnicos de Laboratorio, una treintena de facultativos de los servicios de Cardiología, Farmacia hospitalaria, Medicina Interna, Oftalmología, Otorrinolaringología, Pediatría, Urología, Urgencias y Anestesiología, además de a 11 técnicos en Cuidados de Enfermería (TCE).

Asimismo, ha remarcado que el Govern seguirá trabajando para consolidar la estabilidad laboral de los profesionales sanitarios, mejorar sus condiciones laborales y ampliar las posibilidades de desarrollo profesional.

La directora gerente del Área de Salud de Ibiza y Formentera, Carmen Santos, ha valorado de manera muy especial la obtención de plaza fija de las enfermeras y matronas, ya que, ha indicado, es la manera óptima de asegurarse enfermeras con una gran cualificación y de fidelizarlas con una plaza en propiedad.

Así, además, se garantizan las mejores condiciones para la progresión de su carrera y se consolidan unas categorías imprescindibles para la actividad asistencial y quirúrgica.

La directora de enfermería del Área de Salud de Ibiza y Formentera, Noelia Azqueta, ha resaltado que el acto de firma de la plaza en propiedad tiene un componente especial porque se trata de una categoría con una gran demanda en todo el territorio nacional y en el extranjero y con ello se da la estabilidad necesaria a una plantilla fundamental.