Armengol, en el centro, aplaude a los militares que han prestado servicio en la central COVID. | T. Ayuga

1

La presidenta del Govern, Francina Armengol, ha agradecido «infinitamente» la colaboración del Ejército, desde el año pasado, en la labor de rastreo COVID-19 en las Islas, y ha recordado que Baleares fue la primera comunidad que solicitó su ayuda «para compartir este trabajo en beneficio de la ciudadanía».

Así se ha expresado este jueves la presidenta ante los medios durante el acto de despedida del contingente del Ejército que ha prestado servicios en la Central de Coordinación COVID-19 de Baleares.

Con todo, ha señalado que este trabajo «complejo y difícil» se ha llevado a cabo de forma coordinada, «con resultados evidentes», ya que Baleares es la comunidad que más rastreos ha realizado.

Por su parte, la consellera de Salud y Consumo, Patricia Gómez, ha explicado que, en todo este «tiempo intenso», han llegado a contar con hasta 130 militantes de los tres ejércitos --tierra, aire y mar--, que han facilitado la atención de más de 76.000 casos positivos y 250.000 contactos estrechos.

El coronel Quiroga ha descrito como «estupendas» las relaciones con la conselleria de Salud y ha insistido en que, aunque ahora mismo no son necesarios «porque la pandemia está bajando», se van «en alerta y listos» por si se vuelve a requerir su intervención.