Imagen de Maria Ramon. | Redacción El Económico

15

Maria Ramon dice no tener padrinos. Y si los tiene son de todas las sensibilidades que integran Més. Su capacidad para convencer sin estridencias es parte de su estrategia para salir proclamada candidata.

¿Qué es lo que diferencia su propuesta de la de Lluís Apesteguia?
— Formamos parte del mismo partido, por eso compartimos visión y propuestas. Pero existen diferencias significativas. Creo aportar frescura, una cara nueva a la política autonómica y la voluntad de liderar un proyecto integrador.

¿Si no es la candidata del denominado ‘clan de Esporles’, quién es Maria Ramon?
— Soy la cara y la voz de todas las sensibilidades de Més. Represento a un amplio abanico de personas y sectores de nuestro partido que entienden que tenemos que saber crecer para representar el amplio abanico de la izquierda ecosoberanista. La diversidad de apoyos de que dispongo lo avala.

¿Qué hace falta en el actual pacte para que Més se sienta cómodo?
— Tenemos que hacer autocrítica, pero el problema principal es la actitud del PSOE que, en muchos casos, gobierna pensando que lo hace en solitario, desmarcándose y contradiciendo los pilares fundamentales del pacto del 2019.

¿Si Més no gana las próximas elecciones entrarán en el Govern?
— La asamblea de Més per Mallorca decidirá qué lugar es el más adecuado para desarrollar nuestro proyecto y llevar a cabo nuestras políticas. Nosotros nos presentamos para ganar y gobernar.

¿Cuál será su estrategia para ganar los comicios de 2023 si sale las primarias del próximo domingo?
— Tenemos que ser capaces de promover nuestro proyecto fresco y valiente. Ante la desidia de partidos sucursalistas espero que Més crezca con fuerza y que seamos el muro que pare a la extrema derecha.

En caso de pactar, ¿qué errores no repetirá Més?
— En futuros pactos tenemos que estructurar de forma clara y precisa los umbrales y límites, así como los órganos de control y revisión que establezcan consecuencias políticas para los incumplimientos de los acuerdos logrados.

Si se convierte en presidenta, ¿cuál sería la primera acción que implantaría desde el Consolat? ¿Con qué línea o acción marcaría perfil?
— Mi primer reto será iniciar un plan de choque en materia de vivienda, una de las principales problemáticas que sufrimos en Balears.