19

El dispositivo de control sanitario de los puertos y aeropuertos de Baleares dejará de estar operativo el próximo 31 de octubre para los viajeros procedentes del resto de España. Cabe recordar que el Govern lo puso en marcha el 5 de diciembre de 2020 con el objetivo de controlar la pandemia y evitar la entrada de posibles nuevos casos de COVID -19 en las Islas. En el caso de los viajeros internacionales, la decisión es del Gobierno central, y dependerá del país de origen.

La Conselleria de Salut ha explicado que ha decidido dejar de hacer estos controles en los puertos y aeropuertos para los pasajeros provenientes del resto del Estado teniendo en cuenta el alto índice de vacunación en España —el 78 % de la población tiene la pauta completa— y la bajada de la incidencia acumulada a 14 días, de 41 casos por 100.000 habitantes.

Noticias relacionadas

Este operativo de control de la COVID-19 para proteger a la población durante las diversas oleadas de la pandemia —cuando la incidencia de la enfermedad era más alta— y para garantizar una movilidad segura de la población entre las diferentes comunidades autónomas ha supuesto un coste para el IB-Salut de aproximadamente 8,3 millones de euros durante los once meses de funcionamiento.

Durante este tiempo Salut ha hecho 822.820 controles en los puertos y aeropuertos (486.313 en Mallorca; 109.775 en Menorca; 205.609 en Ibiza y 21.123 en Formentera). En estos se han detectado 308 test de antígenos positivos (179 en Mallorca; 24 en Menorca; 101 en Ibiza y 4 en Formentera). «Estas cifras suponen que desde el mes de diciembre de 2020, gracias a los controles efectuados, se han cerrado 1.540 cadenas de contagios de la COVID-19», han destacado desde la citada Conselleria.

Desde que empezó el operativo 285.767 pasajeros han aportado su PCR hecha en origen. Al COVID Exprés han acudido 5.443 viajeros, mientras que 10.051 personas han optado por el aislamiento. Además, 282.589 personas han estado exentas de presentar ni someterse a ningún tipo de prueba, por el hecho de estar menos de 72 horas en las Islas Baleares: tripulaciones, deportistas federados, transportistas, menores, o pasajeros de viajes interislas.