Foto de familia de los galardonados por Essentially Mallorca, junto a los organizadores y políticos. | T. Ayuga

0

Los Jardines de Alfabia fueron este miércoles el escenario del acto de entrega de galardones de la IV Edición de los Premios Essentially Mallorca, iniciativa que reconoce los mejores proyectos de turismo de lujo en la Isla. En esta ocasión se han alzado como ganadores LJS Ratxó Eco, en la categoría dedicada al Mejor Lujo Comprometido, así como la firma Carmina Shoemaker, en la de Mejor Esencia de Mallorca y la Fundació Yannik y Ben Jakober, como Mejor Embajador de lujo de Mallorca.

Además, este año se ha añadido un reconocimiento añadido a través de una mención especial a personas o colectivos que han contribuido de forma relevante a superar la situación de la COVID, y que ha sido concedido a las asociaciones Sonrisa Médica y Gent Gran de Mallorca.

El evento ha contado con la asistencia de diferentes representantes del Consell, como el conseller de Turisme, Andreu Serra; la directora insular de Turisme, Lucía Escribano y el secretario técnico de Turisme, Joan Gaspar. El director de la Fundació Mallorca Turisme, Miquel Pastor y el director de la Agencia de Estrategia Turística de las Islas Baleares (AETIB) Xisco Mateu, también participaron en la gala de entrega de premios, que fue conducida por la modelo y presentadora Paloma Lago.

Durante el acto, el presidente de Essentially Mallorca, Jesús Cuartero, destacó la importancia del sector del lujo en Mallorca en una coyuntura tan especial como la actual: «La Isla es un destino idóneo para los turistas que buscan exclusividad y discreción y que se ha consolidado con una evolución positiva y resiliente. Estos premios pretenden poner en valor los proyectos que llevan a cabo empresas locales y dar a conocer la calidad de sus productos a nivel internacional».

Punto de vista

Un sector que factura 1.000 millones en Baleares

El segmento de lujo en Baleares factura cerca de 1.000 millones en ventas, lo que representa un 15 % del total nacional. En Mallorca concretamente, los sectores con mayor impacto económico son el náutico (con 750 millones anuales) y el golf, que genera cerca de 167 millones en la Isla.