Interior del PAC Arquitecte Bennàssar, donde tuvo lugar una agresión.

0

El Sindicato Médico de Baleares (Simebal) ha expresado su más profundo rechazo ante «el brutal episodio» de emergencia sanitaria ocurrido en el centro de Salud de Arquitecte Bennàsar y ha exigido a la Dirección de Atención Primaria que, ante estos «episodios reiterados», se impongan medidas inmediatas que garanticen la seguridad de los profesionales.

Según ha explicado el sindicato este jueves en nota de prensa, llevan advirtiendo desde hace tiempo «de la necesidad de tomar medidas urgentes para prevenir los cada vez más frecuentes episodios de violencia hacia el personal sanitario en general y a los facultativos médicos en particular».

Se trata de episodios «que ocurren en numerosas ocasiones sobre una Atención Primaria saturada y abandonada a su suerte», han añadido.

Asimismo, han criticado «el desgaste diario» que sufren los profesionales, provocado por la «nula intención de mejorar sus condiciones de trabajo». Todo esto, sumado a «un ambiente de inseguridad en las consultas y un aumento del desasosiego de los pacientes y la crispación de los mismos».

Por todo ello, se han dirigido al IB-Salut, para que actúen «a la altura de los hechos» y adopten medidas «claras y efectivas» que erradiquen esta violencia. «No basta una condena puntual con cada episodio, sino un análisis profundo», han insistido.

Además, han puesto de ejemplo los escritos que varios centros han enviado al gerente de Atención Primaria, Miquel Caldentey, advirtiendo «de la penosa situación del centro y lo insostenible de la misma». Por contra, su respuesta fue «una carta repleta de excusas, con un discurso político vacío y ficticio».

Con todo, el sindicato ha instado a la Gerencia de Atención Primaria y al IB-Salut a que tome medidas de forma inmediata para que los médicos «se sientan respaldados».

Asimismo, han pedido también que se reestructure la Atención Primaria «para adecuarla a la realidad post-COVID». Así, «se cuidará a los médicos y, a buen seguro, se ayudará a que estos episodios de violencia sanitaria no sean reiterados», han concluido.