La investigación puede derivar en tres organismos: Paratge de Tramuntana, Agència de Defensa del Territori del Consell y Departament de Patrimoni, también del Consell. En la imagen superior, piedras tiradas del antiguo ‘marge’ derruido. | AMA

11

Agents de Medi Ambient están investigado las presuntas irregularidades de un destrozo patrimonial y natural cometido en una finca privada de la Serra de Tramuntana, concretamente en el municipio de Sóller.

Se trata del destrozo de 278 metros cuadrados de marge tradicional y de la apertura de 180 metros de pista forestal donde antes había un camí de ferradura, igualmente tradicional.

Los agentes de la Conselleria de Medi Ambient se percataron de la actuación al comprobar, a través de una ortofoto (fotografía aérea rectificada y adaptada para que el punto de vista de la cámara no afecte a la posición real de los objetos), que una zona por la que siempre había discurrido un camí de ferradura había sido modificada y mostraba una vía mucho más ancha que la tradicional.

Al personarse los agentes en el lugar para comprobar los hechos, vieron que un largo tramo de marges había sido arrasado y que no quedaba nada del antiguo camí de ferradura, dando lugar a una pista forestal, mucho más ancha que la vía tradicional existente hasta entonces.

La investigación de los agentes se traducirá, previsiblemente, en las correspondientes actas, que serán trasladadas al Paratge Natural de la Serra de Tramuntana, dependiente de la propia Conselleria de Medi Ambient i Territori; a la Agència de Defensa del Territori del Consell de Mallorca, por la supuesta infracción urbanística en la apertura de la pista forestal sin autorización; y al propio Departament de Patrimoni del Consell de Mallorca por la destrucción de los marges.

Cabe recordar que, precisamente este año, se ha cumplido el décimo aniversario de la declaración, por parte de la UNESCO, de la Serra de Tramuntana de Mallorca como Patrimonio Mundial de la Humanidad. Entre otras cuestiones, la UNESCO reconocía la monumental obra humana de kilómetros de pedra en sec (en referencia a marges y marjades) y de canalizaciones hidráulicas que transformaron durante siglos un terreno abrupto en un lugar habitable, conservando su belleza.

Se calcula que en la Serra de Tramuntana hay unos 170.000 metros cuadrados de superficie de marjades, que suponen casi 20.000 kilómetros de marges.

Un marge es una pared de piedra seca (sin ningún mortero) que sirve para contener la tierra en la pendiente de una montaña, formando marjades o bancales. También se han utilizado los marges para sostener caminos y carreteras.

Aprovechar el aislamiento para realizar obras

La destrucción de elementos tradicionales como los ‘marges’ es relativamente habitual en fincas de la Serra de Tramuntana. Algunos propietarios se animan a realizar estas actuaciones sin autorización pensando que, al tratarse de terrenos más o menos aislados, no serán detectadas. Sin embargo, la labor de los agentes de Medi Ambient y las denuncias de terceros hacen posible que estas obras salgan a la luz.