El Govern destaca que las cifras constatan el inicio del cambio de tendencia tras la crisis. | T. Ayuga

7

Baleares ya ha iniciado su recuperación económica tras la debacle de 2020 por la irrupción de la pandemia. Durante este verano se han recuperado nueve de cada diez empresas que estaban operativas el año pasado y las Islas han registrado tres meses consecutivos con aumentos interanuales del número de negocios operativos.

Según los datos de la Direcció General de Model Econòmic del Govern, en agosto de este año había 57.004 empresas activas en las Islas. Representan el 93 % de las 61.380 contabilizadas en el mismo mes de hace dos años. En agosto de 2020, la cifra descendió hasta las 55.817. Se trata de una tendencia que se inició en junio y que se ha mantenido todo el verano, coincidiendo con la apertura turística y la flexibilización de las restricciones.

«El 2020 fue un año muy duro, pero el gran escudo social ha permitido a buena parte del tejido empresarial resistir», valoró el director general de Model Econòmic, Llorenç Pou. En este sentido, valoró la «resiliencia» de las empresas de las Islas y destacó que en esta crisis, «a diferencia de la pasada», ha habido más hibernación que destrucción empresarial.

Estacionalidad

Pou recordó que al analizar la demografía empresarial balear hay que tener en cuenta que un 20 % del tejido productivo solo se activa durante los meses de verano, por lo que hay un fuerte componente estacional. Se trata de un aspecto a tener en cuenta a la hora de analizar las cifras de caída del número de empresas.

«En esta crisis hemos visto como lo que ha ocurrido es que muchos negocios no se activaron durante la temporada pasada, lo que no es equivalente a destrucción de tejido empresarial», señaló el director general de Model Econòmic. Sobre esta cuestión, detalló que el 95 % de las caídas de empresas contabilizadas en el segundo trimestre de 2020 correspondían a negocios temporales que no se habían activado. Este año, en cambio, se ha registrado un crecimiento tanto de empresas temporales como permanentes, es decir, no estacionales.

La irrupción de la pandemia provocó una proliferación de carteles de ‘se traspasa’ en pequeños negocios de las Islas, sobre todo en zonas turística. Este goteo de cierres se ha paralizado y así lo constatan las cifras de este verano.

El salario medio de las Islas pierde más de 1.000 euros de poder adquisitivo

El salario medio de los ciudadanos de Balears perdió poder de compra durante la pandemia. Las Islas y Canarias fueron las únicas comunidades donde descendió la capacidad adquisitiva en el segundo trimestre de 2021 comparado con un año antes. Así se desprende de un informe reciente de Adecco, que lo atribuye al elevado porcentaje de asalariados afectados por un expediente de regulación temporal de empleo (ERTE) en ambas comunidades. El hecho de estar con el empleo suspendido provocó un descenso de los ingresos, de ahí que la media suponga un descenso del poder adquisitivo del salario.
En concreto, se redujo un 7 % en Balears, lo que representa una pérdida de 1.343 euros. Hay que tener en cuenta que estos datos hacen referencia al segundo trimestre del año, justo cuando se iniciaba la recuperación económica de las Islas. Durante el pasado año, cuando la actividad se paralizó, muchos trabajadores temporales no lograron firmar un contrato, y muchos otros se vieron afectados por un ERTE. Desde Adecco explicaron que esta pérdida de poder adquisitivo no se debe a una rebaja salarial, sino que se trata de una media sobre el total de los asalariados.