Jordi Mora, responsable de Pimem. | Jaume Morey

0

PIMEM ha pedido este miércoles al Govern que modifique los criterios de las ayudas para empresas afectadas por la crisis derivada de la covid-19, para que puedan utilizarlas para pagar a sus proveedores hasta el 30 de septiembre, y no para facturas hasta el 31 de mayo como está establecido.

La federación asegura en un comunicado que esta ampliación del plazo sería beneficiosa para el conjunto de la economía y evitaría más deuda empresarial.

Para el presidente PIMEM, Jordi Mora, poder ampliar el tiempo para pagar proveedores supondría «multiplicar el efecto multiplicador» ya que las pymes y autónomos podrían pagar y conseguir más circulación de dinero.

«Lo que tenemos que buscar es que las ayudas tengan el mayor efecto positivo en nuestro tejido empresarial y sean lo más efectivas posibles a la hora de la reactivación económica», ha pedido Mora.

PIMEM pide al Govern que estudie de manera rigurosa y pormenorizada lo que el martes aprobó el Consejo de Ministros.

Citan el decreto de medidas extraordinarias de apoyo a la solvencia empresarial en respuesta a la pandemia de covid-19, que dice literalmente que las ayudas directas recibidas por los autónomos y empresas «deberán aplicarse a satisfacer la deuda y a realizar pagos a proveedores y otros acreedores, financieros y no financieros, así como a compensar los costes fijos incurridos siempre y cuando éstos se hayan generado entre el 1 de marzo de 2020 y el 30 de septiembre de 2021 y procedan de contratos anteriores».