Antonio Jesús Sanz, diputado socialista por Formentera. | Twitter: @ParlamentIB

0

Los diputados del grupo mixto de Menorca y de Formentera, Josep Castells y Antonio Jesús Sanz, han coincidido en pedir al Govern más medidas de control de la saturación por el incremento de la población y por la presión turística, marítima y sobre el medio ambiente.

Castells considera necesario actuar frente al «incremento galopante de población» que tensiona el presupuesto público y los servicios públicos y sobre la «saturación turística», una de las principales preocupaciones actuales de la población menorquina, por las molestias que genera y por la incompatibilidad con la calidad turística, ha dicho en el debate de política general que se celebra en el Parlament.

El diputado de MÉS per Menorca ha hecho cinco propuestas al Govern para dar respuesta al reto demográfico y la saturación turística, empezando por crear una bolsa de plazas turísticas en Menorca para su congelación o reducción, y por incidir en la demanda con el Impuesto de Turismo Sostenible, para lo que ha pedido que en unas islas tenga un importe y en otras otro, y se graven más los segmentos que contribuyen más a la saturación.

Limitar la entrada de coches con un marco legal adecuado, como está vigente en Formentera, ha pedido Ibiza y Menorca plantea en la ley de Reserva de la Biosfera; un mayor impulso del transporte público, y reclamar la transferencia de la competencia de costas, que «empieza a ser una urgencia», son las otras propuestas de Castells.

El diputado socialista por Formentera, Antonio Jesús Sanz, ha pedido en su primera intervención ante el pleno del Parlament después de tomar posesión del escaño el martes, que la recuperación económica esté acompañada de protección social y medioambiental, con los efectivos necesarios para salvaguardar el territorio.

Según Sanz, aumentar el servicio de vigilancia de posidonia (con más agentes de medio ambiente y de las Fuerzas de Seguridad) y un reglamento que establezca frecuencias máximas de navegación entre las Pitiuses son dos necesidades capitales para Formentera, así como garantizar la movilidad de los formenterenses.

Ha pedido medidas para que la especulación inmobiliaria que afecta a Formentera no derive en que haya menos trabajadores y cambie la población de la isla. Sanz ha denunciado que el punto débil de la sanidad formenterense es que faltan muchos profesionales, por lo que ha pedido medidas para que sea un destino de trabajo más atractivo.