Fachada del centro escolar. | Google Maps

62

La Conselleria d'Educació impide la entrada al CEIP de Costitx, el Nadal Campaner Arrom, a dos alumnos que se niegan a ir con mascarilla, tal y como establece la normativa en vigor; concretamente es obligatoria a partir de los seis años. La Conselleria ya ha iniciado el protocolo de absentismo y si la familia no rectifica se dará traslado a la Fiscalía de Menores.

Se trata de dos alumnos de Educación Primaria, cuya familia rechaza que hagan uso de la máscara de protección facial, obligatoria para prevenir los contagios de COVID-19 en los centros escolares. El centro ya les informó que sin mascarilla no pueden acceder al mismo. Además, este el lunes el Policía Tutor también les hizo saber que estaban cometiendo una irregularidad.

Fuentes de la Conselleria d'Educació han manifestado que «ahora mismo la mascarilla es obligatoria para todo el alumnado a partir de seis años en los centros educativos de Baleares. No se puede acceder a ningún centro sin mascarilla a menos que se cuente con un certificado médico de la imposibilidad de llevarla».

Noticias relacionadas

Las mismas fuentes han aclarado que «con estas medidas no se niega el derecho a la educación sino que velamos por la seguridad de todos». Así, han argumentado que «mantener las escuelas seguras depende en una gran parte del mantenimiento de las medidas establecidas en los protocolos sanitarios. Especialmente, el uso de la mascarilla y la ventilación adecuada se han revelado como esenciales durante el curso pasado en el que los centros educativos han convivido con la pandemia».

Educació ha destacado que «la inmensa mayoría de familias y alumnado de Baleares son conscientes de la necesidad de respetar las normas sanitarias y lo han demostrado durante el curso pasado». Hasta el momento, el de Costitx es el único caso que se ha detectado, pero desde la Conselleria apuntan que podría haber más y que aún no se han identificado.

En principio, la Conselleria d'Educació no tiene previsto seguir el camino de Extremadura, que ante un caso similar en Cáceres habilitó un aula especial para que dos alumnas a las que sus padres impiden el uso de la mascarilla puedan seguir recibiendo clases. Según publica la prensa local, esta decisión de la Junta de Extremadura ha causado mucho malestar entre los docentes, que se niegan a dar clase a las menores. Finalmente, las alumnas recibirán las clases de manera telemática en sus domicilios.