En Mallorca y Menorca los inversores galos e italianos buscan inmuebles con vistas al mar y el precio medio del apartamento ronda los 400.000 euros. | Redacción Local

Francia e Italia lideran este año las operaciones de compraventa de viviendas e inmuebles turísticos en Baleares. La pandemia ha generado una coyuntura favorable para dos mercados alternativos cuya evolución ha sorprendido a inmobiliarias, empresarios hoteleros, Cámara de Comercio de Mallorca y, en el caso de Francia, al Consulado galo en Mallorca.

El presidente de la Cámara de Comercio de Mallorca, Antoni Mercant, afirma: «Como efecto directo de la llegada de más turistas franceses se ha apreciado un aumento de la inversión gala en el mercado inmobiliario y turístico de Mallorca, pero especialmente en Menorca. En esta isla los inversores se decantan por la compra de hoteles rurales, lo que ha provocado que la carga desde Francia a Menorca registre en estos momentos unos crecimientos impensables porque traen todo tipo de productos franceses a los establecimientos que adquieren».

En Mallorca la situación se centra de forma mayoritaria en la compra de viviendas en el litoral y en zonas cercanas a playas y con vistas. Muchas de las operaciones no se conocen, de ahí que se desconoce exactamente el número de la colonia gala residente.
Francia se ha convertido este verano en el cuarto principal mercado emisor de turistas a Mallorca, solo por detrás de Alemania, Reino Unido y España. La Cámara de Comercio de Mallorca, la Asociación Hotelera de Palma y Cala Major, la patronal de las agencias Aviba y el ente aeroportuario AENA señalan en que se han superado todas las previsiones de tráfico aéreo y marítimo al apostar las navieras y aerolíneas galas por la Isla.

La Cámara de Mallorca afirma que la naviera Corsica Ferries ha incrementado sus frecuencias desde la ciudad Toulon (puerto cerca de Marsella) hacia Alcúdia y Ciutadella.
El Consulado de Francia en Mallorca señala que el crecimiento del turismo francés este año ha crecido desde junio un 25 %. El cónsul Michel Magnier afirma: «Se trata de un turismo familiar que aprecia Mallorca y Menorca, de ahí que el incremento de la conectividad aérea y marítima ha tenido sus efectos positivos».

El presidente de la Asociación Hotelera de Palma y Cala Major, Javier Vich, ratifica que el impacto del turismo francés en Palma «duplica las cifras de 2019 y en la oferta hotelera representa en muchos casos ya el 16 % de la ocupación».

La inversión italiana, por su parte, supera desde hace años a la británica en Mallorca, principalmente porque la colonia residente aumenta de un año para otro. La llegada de emprendedores italianos justifica esta evolución positiva de compras en enclaves privilegiados costeros de la Isla y, especialmente, Palma. La conectividad aérea con Italia se potencia en los meses de verano y se mantiene, aunque en menor medida, en la temporada baja y media.