Salud no descarta el traslado de pacientes a la Península por la falta de camas de UCI.

50

«Estamos saturadísimos, la situación es preocupante». Se enciende la luz roja en la ocupación de camas de UCI de Balears donde sólo el hospital de Menorca parece tener sitio para acoger a más pacientes.

El Sindicato Médico lanzó ayer la voz de alarma, «no hay ni una cama de UCI, están saturadas Mallorca y Eivissa de una manera preocupante», advierte la delegada de Simebal en Son Espases, Carolina Pérez. «Llevamos días haciendo un encaje de bolillos», añade.

De las cerca de 300 camas de críticos de la comunidad, incluyendo las clínicas privadas, hay 92 ocupaciones por COVID. Sin embargo, en este segundo verano de pandemia con una mayor población flotante, siguen lo accidentes de tráfico, los infartos o las disecciones de aorta. «Todos los veranos tenemos las UCI saturadas pero si le añades la COVID...

Hemos tenido que llevar a pacientes de politrauma a camas de reanimación y allí los anestesistas hacen lo que pueden pero no es lo mismo que un intensivista», lamenta la doctora Pérez.

Según esta especialista, en Son Espases ayer disponían de tres camas de críticos para todo el fin de semana pero pone un ejemplo:«Ayer [por el jueves] hubo dos de accidentes de tráfico y un paro cardíaco recuperado». Por otra parte, «tuvimos dos pacientes intubados seis horas en Urgencias esperando sitio», añade.

Noticias relacionadas

Desde el Sindicato Médico aseguran que el hospital no puede hacer nada y lamentan el silencio del IB-Salut que, creen, debería estar haciendo una llamada a la prudencia a la población.

«El tema es que el domingo igual hay que mandar a los pacientes a Barcelona en aviones ambulancia», advierten.

La directora asistencial del Servei, Eugenia Carandell, reconoció que «estamos con las UCI bastante tensionadas». Preguntada por la posibilidad de trasladar a enfermos a hospitales de la Península, «se hará lo que sea necesario», dijo. Aunque posteriormente matizó que no cree que haga falta. «Hemos tenido un paciente que se iba a derivar a Barcelona pero no fue necesario», reconoció.

«Vamos luchando por tener las camas de críticos que necesitamos. Tenemos un sistema bastante bien organizado por el 061 que, cuando toca, pide ayuda a la privada. Estamos ajustando esta situación».

Por otra parte, según las previsiones del Ministerio de Sanidad, Carandell advirtió que la ocupación de UCI por enfermos COVID llegará mañana a su pico y a partir de entonces se darán más bajas que altas. «La hospitalización ya está bajando pero con las UCI se tarda dos o tres semanas», recordó.

A su lado, el portavoz del comité de enfermedades infecciosas, Javier Arranz, reconocía que en verano «es verdad que hay un aumento de casos porque hay más movilidad y población flotante que conlleva más accidentes o situaciones urgentes».