Punto de vacunación en Son Dureta. | M. À. Cañellas

17

El IB-Salut podría haber incurrido en un delito contra la ley de protección de datos cuando, a causa de un error informático, ha enviado por correo postal una serie de pasaportes COVID (el certificado digital que permite la libre movilidad entre países europeos) a domicilios equivocados.

Sucedió a finales de julio y, según las fuentes consultadas, el problema ya está resuelto y se ha puesto en conocimiento de la Agencia Española de Protección de Datos. El fallo se produjo en la descarga de peticiones, hubo una alteración del orden y los certificados se renombraron mal. Salut recuerda a quienes hayan recibido el documento que no les corresponde que su deber de destruirlo y no hacer un mal uso.

Cabe recordar que los envíos postales ya habían tenido problemas con anterioridad y muchos solicitantes tardaron más de un mes en recibirlos.

Desde la semana pasada hay un nuevo método, más sencillo de los conocidos hasta ahora, para obtener el certificado COVID. Basta entrar en el portal del paciente, introducir el número de la tarjeta sanitaria, la fecha de nacimiento y las tres ultimas cifras del teléfono móvil donde se recibe un código SMS que permite descargarlo.