Julián Mir, de 18 años, ayer en Palma. | Jaume Morey

20

Julián Mir, de 18 años, se enfrenta a un año académico interrumpido después de contagiarse de coronavirus una semana y media antes de la convocatoria extraordinaria de selectividad. Su ilusión era comenzar el grado de Filosofía, cosa que tendrá que aplazar hasta 2022 porque desde la Universitat de les Illes Balears y la Conselleria d’Educació «no me dieron ninguna solución para examinarme. Conozco a más gente que se contagió antes de las pruebas y a nadie les han dado alguna alternativa», explica.

El estudiante critica la falta de claridad por parte de la Administración, puesto que reconoce que «no estaba claro si tendría alguna opción», y opina que «es injusto que no nos den respuesta si tenemos en cuenta los efectos colaterales de esta situación. El problema no es solo infectarte del virus y pasar cuarentena, sino que implica más cosas».

Respuesta

A falta de diez días para la Selectividad, cuando Julián Mir supo que había estado en contacto con un positivo en coronavirus, y que su segunda PCR afirmó que también contrajo el virus, comenzó su cuarentena de diez días. Confiesa que durante ese tiempo no tenía claro si podría optar a otra convocatoria extraordinaria. «Continué estudiando para los exámenes de julio y escribí a la Conselleria d’Educació», recuerda.

Una las respuestas que obtuvo por parte de la UIB, el día 5, fue que, al no considerarse un problema puntual, justificado, que surgiera durante los exámenes, su caso se considera un problema de salud o accidente, lo que impide presentares a la selectividad y tendría que esperar hasta junio de 2022.

Asimismo, respondieron que se valoró otra convocatoria para los alumnos que han pasado cuarentena, «pero la normativa «no prevé cambiar el criterio», reza en el mensaje de la UIB. A pesar de ello, Julián ha enviado más correos explicando su situación. Asegura también que justificaron que los días para la PBAU «ya estaban fijados desde hacía meses» y que no podían salir de ese periodo. «Creo que se debería haber contemplado una solución para todos. Yo lo hice así y cumplí con todo. Otras autonomías hacen convocatorias para los que no hemos podido hacer la PBAU por coronavirus. Solo busco la oportunidad de hacer el examen», se lamenta el estudiante.

Una de sus principales opciones era hacer Filosofía. Ha estado estudiando todo este año con la mentalidad puesta en la selectividad y asegura que «no me esperaba que no pudiera hacer estas pruebas de acceso». Preguntado por la reacción de sus padres, Julián Mir responde que al principio «fue un momento complicado. Teníamos muy poco claro qué pasaría y qué me contestarían. Me chocó mucho porque, de la noche a la mañana, pasé de pensar que haría este año la carrera a saber que perdería todo el año. No nos lo tomamos muy bien».

Un mes después de la selectividad, a Julián no le queda más remedio que aceptar esta situación: «No buscaba en ningún momento una segunda oportunidad, solo la posibilidad de hacer los exámenes», expresa. Ahora, a la espera de que pueda sonar la campana, su intención es buscar otras alternativas, como una Formación Profesional, y el año que viene comenzar la carrera, o incluso empezar a trabajar.