Mallorca ha activado este martes un aviso meteorológico de nivel amarillo (riesgo) por altas temperaturas, según la predicción de la Agencia Estatal de Meteorología. | M. À. Cañellas

4

La Conselleria de Salud y Consumo, a través de la dirección general de Salut Publica i Participació, ha pedido este martes prevención a los ciudadanos ante las altas temperaturas y la posibilidad de sufrir golpes de calor, que pueden llegar a ser «graves».

En un comunicado, este departamento recuerda que la población de riesgo, la más vulnerable a los efectos del calor, son las personas mayores, las que tienen más 80 años, viven solas o están enfermas, los niños, los enfermos crónicos y las personas que trabajan al aire libre.

El golpe de calor se produce cuando la temperatura corporal llega a los 40 grados y el cuerpo no puede reducirla de forma eficaz. Normalmente es consecuencia de permanecer de forma prolongada en ambientes muy calurosos o de realizar una actividad física intensa cuando hace mucho calor.

Consejos

Para hacer frente al calor en casa, hay que cerrar las ventanas y bajar las persianas o echar las cortinas cuando dé directamente el sol. Es bueno ventilar la casa a primera y última hora del día, estar en las habitaciones más frescas, ducharse una o dos veces al día y humedecer la piel con toallas húmedas.

Si queremos salir a la calle, se deben evitar las horas de más calor y mucho más aún realizar actividades físicas intensas o deportivas. Se recomienda realizar las compras, gestiones, visitas y ejercicio en las primeras y últimas horas del día. Si hay que salir, mejor ir por la sombra, llevar sombrero y ropa amplia de tejidos ligeros y de colores claros, y llevar una botella de agua.

Hay que beber líquidos en abundancia, aunque no se tenga sed. La mejor bebida es el agua a temperatura ambiente, no demasiado fría. Los zumos de fruta, la leche o sopas frías como el gazpacho ayudan a estar bien hidratados. Hay que evitar las bebidas alcohólicas (el alcohol deshidrata porque facilita la eliminación de agua por la orina y aumenta la sudoración), no abusar de bebidas excitantes como el café o el té y las que tienen mucho azúcar. Hay que procurar que las personas mayores y los niños beban agua, sobre todo si están solos o enfermos.

Se recomienda comer más verduras y frutas, fraccionar las comidas a lo largo del día y en cantidades moderadas, y evitar las comidas calientes, pesadas y copiosas.

Si se toman medicamentos para la tensión, el corazón, la depresión, etcétera, hay que seguir las instrucciones del médico y conservar el medicamento siguiendo las indicaciones del envase.

Respecto a los vehículos, no hay que dejar nunca a nadie en un coche aparcado, ni siquiera con las ventanas abiertas. La temperatura dentro del vehículo puede elevarse más de 6-7 grados en solo 10 minutos.

Para poder dormir por las noches, una buena solución es tomar una ducha antes de acostarse, eso sí, nunca fría, puesto que el contraste térmico una vez se sale del baño es contraproducente y puede aumentar la temperatura. Siempre duchas templadas, sábanas de algodón y una cena ligera y fresca.

Y por último, si nos encontramos con alguien que esté mal por el calor, hay que ponerle en un lugar fresco y a la sombra, quitarle el exceso de ropa, rociarle con agua fresca y abanicarle. Si por cualquier caso, alguien se encuentra mal por el calor, hay que llamar al 061.