Con Nadia Calviño, en la última reunión. La presidenta del Govern conversa con Nadia Calviño en la última Conferencia de Presidentes, que se celebró hace aproximadamente un año. Fue la primera presencial tras las numerosas que realizaron virtuales todos los domingos del estado de alarma. | Efe

44

Frente a la España que se vacía, la presidenta Francina Armengol reclamará este viernes a Pedro Sánchez ayudas para la España que se llena. La presidenta se reúne en Salamanca con el presidente del Gobierno y con el resto de presidentes de comunidades autónomas en la Conferencia de Presidentes, la segunda que se celebra de forma presencial durante la pandemia.

La cita es en Salamanca, en Castilla y León, uno de los territorios más afectados por la despoblación, pero Balears no quiere que ese sea el eje del debate y, si lo es, quiere poner sobre la mesa las consecuencias que tiene el problema inverso, el de la superpoblación.
En un acto celebrado ayer en Alcúdia, la presidenta afirmó que planteará la necesidad de abordar este reto demográfico de la «sobrepoblación» teniendo en cuenta que la población de Balears ha crecido más de un 70 % desde principios de los años 80.

La presidenta destacó que este importante aumento de la población genera enormes problemas, entre los que destacó la carga sobre los servicios públicos, ya que es preciso construir cada vez más infraestructuras sanitarias, educativas, de saneamiento y de todo tipo para dar servicio a toda esa nueva población.

Población flotante

A este problema se suma, además, el de la población flotante, ya que las islas también tienen que dar servicio a los millones de turistas que llegan cada año.

Será una de las cuestiones que se abordará en la reunión, pero no la única. La presidenta pedirá también una solución a la infrafinanciación histórica de la Comunitat, una reivindicación para la que muy probablemente tendrá también el apoyo del presidente valenciano Ximo Puig, con quien celebró una cumbre hace unos días en Palma. En el trasfondo de este asunto está la necesidad de abordar de una vez por todas la reforma del sistema de financiación, que lleva caducado desde el año 2014 sin que ni Mariano Rajoy primero ni Pedro Sánchez ahora hayan hecho un gesto político para resolver este asunto con tintes históricos.

La presidenta balear señaló también que otra de las cuestiones que quiere que se debatan en la Conferencia de Presidentes es la posibilidad de permitir el uso del certificado COVID para entrar a grandes eventos culturales, deportivos y de ocio. Esta posibilidad ya se ha planteado de manera unilateral al Gobierno de Pedro Sánchez, pero la presidenta lo expondrá en la reunión de este viernes.

La última propuesta del Govern balear al resto de ejecutivos de otras comunidades autónomas estará centrada en el apoyo a los proyectos que las Islas quieren financiar con los fondos europeos. Balears ya tiene preasignados más de 700 millones de estos fondos para invertir en iniciativas clave en materia de energías limpias, rehabilitación de viviendas, reconversión de zonas turísticas maduras y adelantos en tecnología médica y farmacéutica, según dijo la presidenta, Francina Armengol.