Imagen de la fachada del Conservatori Superior de Música, en Palma. | T. Ayuga

24

Un cambio en el Pla de Formació Lingüística i Cultural (FOLC) es el origen de la polémica. La publicación en el Butlletí Oficial de les Illes Balears (BOIB) de una orden del conseller d’Educació, Martí March, fechada a 17 de julio en virtud de la cual se rebaja la titulación necesaria de catalán para impartir docencia en los centros de enseñanza de artes escénicas, música y danza de Baleares ha encendido las alarmas entre los sectores más sensibles con la salvaguarda y divulgación de la lengua propia de las Islas.

El hecho de que los profesores del Conservatori Superior de Música o la Escola Superior d'Art Dramàtic (ESADIB) puedan serlo sin acreditar conocimientos de catalán es interpretado por el delegado de la Plataforma per la Llengua en las Illes Balears, Ivan Solivellas, como un «despiste» que en la práctica impone «un retroceso claro y un incumplimiento tanto del Estatut d’Autonomia como de la Ley de Normalización Lingüística».

«La Administración debe velar por la lengua catalana, la que las leyes identifican como la lengua propia de Baleares, ya que como ciudadanos tenemos el derecho de recibir educación en catalán».

Solivellas, lingüista de profesión, recuerda que «estos estudios son parte de la educación reglada, algunos de ellos se imparten en paralelo al bachillerato», como la que reciben los estudiantes del Conservatori, y afirma que el obstáculo a la promoción del catalán es patente: «¿Si no puedes acreditar unos conocimientos en una lengua, cómo podrás evaluar una materia o un examen, o apreciar las aportaciones realizadas en esa lengua por los alumnos en el aula?».

Para el representante de la ONG del catalán este tema, que ha provocado fricciones entre los socios del Govern, pone de relieve «lo que en algunas ocasiones se ha intuido», como cuando la presidenta Francina Armengol cambió al castellano en un acto en Ibiza tras ser increpada por un «energúmeno». «Parece que la lengua les molesta», dice Solivellas, quien acaba considerando que en la práctica este Ejecutivo y el de José Ramón Bauzá guardan más similitudes de las deseadas en materia de promoción del uso del catalán.

En este contexto el Govern ha salido al paso de las críticas sobre la petición del requisito del catalán a estos docentes en particular. En una nota la Conselleria d’Educació afirma que «los centros superiores de enseñanzas artísticas ESADIB y Conservatori Superior tienen un régimen diferente al resto de centros».

«El profesorado de estos centros tiene un régimen contractual laboral y no depende de la Direcció General de Personal Docent. Actualmente, todas las plazas que se ofertan tienen el requisito del C1 de catalán, si bien, es cierto que este requisito en el caso del Conservatori no es necesario para el profesorado temporal».

Según el ejecutivo, «actualmente el Patronato de la Fundación que gestiona las dos escuelas (FESMAE) ya está trabajando en la elaboración de un reglamento académico común para ESADIB y Conservatori Superior que, entre otras cuestiones, regule el requisito de catalán para el profesorado de los dos centros».

Asimismo dicha modificación habría pasado por la mesa sectorial de Educación, en la que «todos los sindicatos votaron a favor a excepción de la UOB», y por el Consell Escolar, órgano en el cual la máxima autoridad en materia lingüística de las Islas, la UIB, propuso «algunas alegaciones que no tuvieron apoyo».

Finalmente el Govern ratifica la «apuesta clara por la enseñanza de y en catalán en las Islas durante las dos legislaturas. Poner en entredicho este trabajo es poner en entredicho el funcionamiento mismo del sistema educativo que actualmente es uno de los pocos ámbitos donde se garantiza el conocimiento y uso de esta lengua».