El aeropuerto de Palma registra en esta tercera semana de julio un incremento progresivo del tráfico aéreo y llegada de pasajeros.  | M. À. Cañellas

24

El incremento de los contagios en las últimas semanas y su impacto mediático en Alemania, ha tenido ya un efecto negativo en materia turística: hoteleros de Mallorca y touroperadores constatan un aumento de las anulaciones de reservas del turismo familiar.

«Hay temor entre las familias alemanas, ya que los niños no están vacunados y no se pueden arriesgar a venir a Mallorca y resto de Islas y tener cualquier tipo de problema sanitario por la pandemia. La reacción es lógica, de ahí que el Govern debe de endurecer, aún más, todas las medidas de control para permitir que Balears sea de verdad un destino turístico seguro», apuntan hoteleros y cadenas baleares.

La evolución de las reservas en el resto de segmentos turísticos alemanes «tampoco van bien en este mes de julio, de ahí la preocupación que hay por si esta situación no cambia en las próximas semanas. No queremos ver el final de agosto pasado en este final de julio, ya que sería un desastre turístico y económico para las Islas».

Turismo británico

Por lo que concierne a la evolución de reservas en el segundo mercado emisor, el británico, la situación ha mejorado desde el lunes con la entrada en vigor de la eliminación de las restricciones.

El aeropuerto de Son Sant Joan se convirtió ayer, por segundo día consecutivo, en el de mayor tráfico de aviones procedentes del Reino Unido de toda la red de AENA.

El movimiento de aviones desde aeropuertos británicos a Palma fue de    70, superando ampliamente a Madrid-Barajas, El Prat-Barcelona, Alicante, Málaga y Fuerteventura. El resto de aeropuertos españoles contabilizaron vuelos simbólicos por su volumen. Eivissa, por su parte,    registró ayer un tráfico de 27 aviones y Maó un total de 13 movimientos.

Son Sant Joan, según las aerolíneas, registró ayer la llegada de 12.000 pasajeros británicos, mientras que Eivissa superó los 4.300 y el aeropuerto de Menorca más de 2.000.

Este incremento del tráfico con el Reino Unido viene motivado porque no se exige cuarentena a todos los británicos que tengan cumplimentada toda la pauta de vacunación. Al pasar de la lista verde a ámbar, la nueva catalogación impide viajar a todos los que no tengan puesta la doble vacuna, porque en caso contrario tendrán que pasar de forma obligatoria una cuarentena a su regreso de diez días en un hotel que designen las autoridades sanitarias, cuyo coste supera los 2.000 euros y que tiene que pagar de su bolsillo el viajero.

Países Bajos retrasa hasta el 13 de agosto la llegada de holandeses

El Gobierno de los Países Bajos retrasa hasta el día 13 de agosto la llegada del turismo holandés a las zonas turísticas españolas, entre ellas Balears. La primera fecha fijada fue el 2 de agosto, pero la evolución de los niveles de contagios ha provocado que se prorrogue dos semanas más, a la espera que la incidencia de la COVID registre unos niveles aceptables y suponga sacar a las Islas del semáforo sanitario holandés en la calificación naranja. La medida provocan grandes pérdidas económicas en los hoteles de las Islas que operan con este mercado.