27

Escandalizados y un poco fríos ante una escena que creían de otros tiempos. Josep y su amigo se disponían a volar a Mallorca desde Madrid este pasado domingo cuando a sus oídos llegó un cántico a viva voz y una sintonía a través de un móvil. Alguien entonaba el 'Cara al sol', el himno de Falange que los nostálgicos del franquismo reivindican, que sonaba también en un altavoz en pleno 18 de julio, día del pronunciamiento militar que algunos tildan de «Glorioso Alzamiento Nacional», y para las personas con algo de cultura política y democrática es un golpe de estado en toda regla.

«Nosotros estábamos en la T1 de Barajas a la espera de coger un avión para volar hacia Mallorca. Decidimos ir a caminar un poco por si encontrábamos algún restaurante donde comer algo, y así como nos acercábamos al control que aparece en el vídeo oímos la canción del 'Cara al Sol' a todo volumen. Nos quedamos fríos y nos miramos ya que no dábamos crédito a la situación» explica este joven mallorquín, quien con la publicación de un vídeo ha querido denunciar la situación en las redes sociales.

«Había una mujer con un peto de color amarillo, también trabajadora de la empresa de seguridad cantando fuerte y sin mascarilla una estrofa de la canción. Entonces decidimos volver a pasar por delante del control para grabar la situación», con la que se toparon. Josep precisa que este hecho se produjo en una zona de paso, donde concurren muchos pasajeros de vuelos nacionales en el aeropuerto internacional madrileño.

Se trata de personal de una empresa de seguridad subcontratada por AENA para llevar a cabo el control de acceso a las terminales de salida. «Lo que me impactó más fue la naturalidad entre comillas de la situación: personal de seguridad cantando el 'Cara al Sol' mientras los pasajeros iban y venían, incluso con gente pasando el mismo control donde ellos estaban».

Como recalca este joven balear, «en el vídeo se oye a mi compañero preguntarse '¿cómo puede estar permitido algo así?'» y recalca que «lo más triste es la naturalidad con que suceden este tipo de situaciones y lo cómodos que se encuentran algunos mostrándose sin complejos». Lo que en mallorquín se dice mostrar el llautó.

Preguntado sobre si cree que una escena así puede repetirse de forma parecida en la Isla, Josep cree que es complicado de decir, «pero aquí en Mallorca no lo veo tan probable. Y en el caso de que pasara no creo que se encontraran con la misma comodidad que tienen en Madrid».

El chico ha preguntado a AENA qué opina de todo lo ocurrido. Hasta el momento no consta ninguna reacción por parte de la empresa pública.