La FEBT ha remitido a los ayuntamientos información sobre este tema, si bien solo el consistorio de Sóller ha respondido de manera «exhaustiva». | Josep Bagur Gomila

0

La Federación Empresarial Balear de Transporte (FEBT) ha pedido este martes a los ayuntamientos de Baleares que garanticen la seguridad de los profesionales del sector y de sus pasajeros y que habiliten más zonas de carga y descarga de clientes en zonas turísticas.

La FEBT ha remitido a los ayuntamientos información sobre este tema, si bien solo el consistorio de Sóller ha respondido de manera «exhaustiva».

Esta federación está integrada por 14 asociaciones de viajeros y mercancías.

El gerente de la FEBT, Salvador Servera, ha señalado que los servicios de prevención de riesgos laborales de la patronal han constatado en un informe los peligros en la carga y descarga de pasajeros o turistas en los hoteles de los municipios que no disponen de retranqueo, parada señalizada o espacio adecuado para realizar esta operación.

Según datos de esta federación, la mayoría de hoteles no cuentan con un espacio para efectuar la carga y descarga de pasajeros y equipajes con seguridad, lo que obliga en muchas ocasiones a los turistas a circular por la carretera o la calle, con el consiguiente riesgo de ser atropellados por otros vehículos.

Según Servera, la ley de tráfico es muy clara en este sentido y califica de infracción grave parar o estacionar en el carril bus, en curvas, cambios de rasante, zonas de estacionamiento exclusivo de personas con discapacidad, túneles, pasos inferiores, intersecciones o en cualquier otro lugar peligroso o en el que se obstaculice gravemente la circulación o constituya un riesgo, especialmente para los peatones.

Por todo ello, la FEBT ha solicitado a cada consistorio de Baleares que diseñe un plan de adecuación para la carga y descarga de los pasajeros del transporte discrecional de viajeros en autocar, minibús, taxis o VTC para la temporada 2021.

Para ello, se pide que se habiliten los espacios necesarios en zonas cercanas en hoteles con unas dimensiones mínimas de 15 metros de largo y 2,5 metros de ancho, así como aprobar subvenciones o ayudas del Govern balear o del Estado para hacer posible estos planes.