2

La presidenta del Govern, Francina Armengol, ha asegurado que la cumbre entre Baleares y la Comunidad Valenciana pretende «reequilibrar el Estado». «Estamos aquí para reequilibrar el Estado y para enfrentarnos al centralismo», ha dicho en el acto de cierre del encuentro entre los representantes de ambas comunidades autónomas. Armengol ha asegurado que las dos comunidades coinciden en una misma visión del Estado que pasa por «una España de Españas» y por una diversidad que enriquece a ambos territorios «y que muchas veces se convierte en discriminación e incomprensión».

«Queremos ser escuchados porque necesitamos una financiación que mejore los servicios públicos», ha añadido. La presidenta ha insistido en que las dos comunidades necesitan una reforma de sistema de financiación y ha criticado la propuesta del PP de volver al modelo de 2002, que deja a las islas con unas pérdidas de entre 500 y 600 millones de euros al año. Por ello ha denunciado la «incomprensión y ceguera de quienes solo ven a España desde el centralismo».

Armengol ha vuelto a insistir en que debe aprobarse el REB , «que garantiza el fin de la discriminación» de las islas y ha pedido que se analice el reto demográfico de la España que se vacía «pero también de la que se llena». «Pedimos un estado más equilibrado en el que la última palabra no la tenga la centralidad. Un estado gobernado desde el acuerdo y el diálogo, como se ha hecho durenta la pandemia».

El presidente valenciano ha coincidido con la presidenta balear en que, frente a las tendencias centralistas, debe surgir la España diversa. «No solo somos una tierra para ir de vacaciones sino una tierra para la convivencia y para visualizar que la periferia está en el corazón de España», ha añadido. «Las dos comunidades hemos liderados la respuesta a la pandemia con lealtad ausente en otras territorios y con diálogo con patronal y sindicatos», ha dicho.

Ximo Puig ha hecho una llamada a los «territorios egoístas que profundizan en la divergencia» y ha pedido que se actúe sin deslealtad, sin radialidades ineficientes y con una buena financiación". «Las asimetrías generan divergencias, las divergencias generan injusticias y el resultado es la desafección», ha concluido.

«Queremos la reconexión de España, económica, social y emocional», ha insistido, desde la idea que de que debe haber igualdad de oportunidad de las personas «desde el respeto a la diferencia«. Los dos presidentes han anunciado que las reuniones se harán de manera periódica y han acordado líneas conjuntas de trabajo para redefinir el modelo turístico, colaborar en proyectos de digitalización, marcar estrategias conjuntas para la FP y trabajar en la transición ecológica de los territorios.