Martí March y Salim Abu Mahfouz, de la Comisión Islámica, en septiembre de 2019.

La Conselleria d’Educació i Formació Professional realizará el próximo curso pruebas piloto de la asignatura de Religión Islámica en varios centros públicos de Mallorca.

El director general de Planificació, Ordenació i Centres, Antoni Morante, ha explicado que «las pruebas piloto se llevarán a cabo en un número reducido de centros, dos o tres en Mallorca. Estamos recogiendo las solicitudes de la asignatura para decidir definitivamente los centros, lo que se hará durante el presente mes de julio».

Morante recuerda que «la asignatura de Religión Islámica ya tendría que haberse implantado el pasado curso, pero las circunstancias de la pandemia lo aplazaron. En condiciones normales, teníamos previsto que fuera impartida inicialmente en diez centros, pero todo ha cambiado y por ello vamos a empezar con unas pruebas piloto en dos o tres centros. Lo que sí tenemos claro es que no habrá ninguno en Palma ni en municipios grandes para que no implique movimientos de alumnos de unas zonas a otras ni efectos llamada de empadronamientos. Resulta más fácil el empadronamiento en un municipio grande. Tampoco queremos que determinados centros sean identificados por tener Religión Islámica ni por un determinado perfil de alumno».

El director general señala que «ahora habrá que abrir un bolsín de profesorado para esta asignatura, que propondrá la Comisión Islámica de España en Balears. Es el mismo proceso que con los profesores de Religión Católica. En la Conselleria analizaremos el cumplimiento de los baremos y la titulación de los docentes propuestos».

Morante indica que «Balears es de las pocas comunidades que todavía no cuenta con esta asignatura y es nuestra obligación implantarla. Si no lo hiciéramos, la Comisión Islámica podría llevarnos a los tribunales. En cualquier caso, vistos los procedimientos para la provisión de profesores, no parece que sea posible en septiembre, en el inicio estricto del curso, y habrá que esperar a octubre. Las clases de la asignatura serán en catalán o castellano, según el proyecto lingüístico del centro».

«La fe se practica en casa, no en el colegio»

Una parte de la comunidad educativa de un colegio público, en este caso el de Lloseta, ya ha expresado sus reticencias a la posibilidad, no confirmada, de que se imparta Religión Islámica en este centro. En este sentido, ya se ha hecho llegar una carta al conseller, Martí March, y se le ha pedido una reunión. Quienes se oponen a esta asignatura quieren dejar claro que «no rechazamos la religión islámica. Lo que rechazamos es que se enseñe cualquier religión en un centro público. La fe debe practicarse en casa».