Salida de los primeros jóvenes confinados en el hotel COVID. | M. À. Cañellas

13

«Hemos dado negativo. Perdemos el avión. Solo queremos volver a casa». Estas palabras a la carrera para alcanzar un taxi marcan el principio del fin del aislamiento provocado por el macrobrote de coronavirus en Mallorca.

Por orden de la juez, este miércoles pudieron salir del hotel medicalizado los primeros jóvenes, un grupo de diez chicas con destino a Bilbao, que han dado negativo en las diferentes pruebas PCR que les han realizado.

Confinamientos sí, pero solo los que el Govern ha justificado por ser positivos. El auto de la juez es muy claro y abre la puerta a que la mayoría de los estudiantes confinados en Palma volvieran a casa. Además, el auto reprocha a la Administración que no hubiera acreditado que se traten de contactos estrechos de los confinados.

Al igual que estas jóvenes vascas, lo harán de forma escalonada los otros 165 estudiantes de la península aislados por el megabrote que a punto ha estado de hacer tambalear la recién iniciada temporada turística en Baleares. Los jóvenes que han dado positivo en COVID-19, por el contrario, sí tendrán que mantener la cuarentena en Palma.

Los 165 jóvenes que este miércoles no han podido abandonar el hotel puente al no haber vuelos o no tenían tutores para recogerlos podrán volver a sus casas este jueves en un barco que zarpa de Palma con destino a Valencia. Una vez allí, cada comunidad autónoma se encargará de organizar la vuelta a casa de sus residentes.

Críticas a la gestión del Govern

Hasta Palma se había desplazado también este miércoles Arancha de la Fuente, la abogada gaditana y madre de uno de los jóvenes confinados en el hotel medicalizado, que había denunciado la situación. Con varios bultos llenos de ropa, tablets y medicación, esperaba en el Paseo Marítimo para hacerse cargo de su hijo, otros 27 compañeros de San Fernando y 9 más de Jerez.

A la espera de saber cuándo podrían abandonar la Isla, «lo antes posible», aseguró a los medios. De la Fuente también cargó contra la gestión del Govern liderado por Francina Armengol denunciando que más de cien jóvenes sanos estaban recluidos en un hotel que «es una bomba de relojería de COVID», al tiempo que apuntó que los padres se plantean algún tipo de acción legal contra el Govern por la retención de sus hijos: «Lo iremos viendo con detenimiento».

Vía marítima y en grupos burbuja

Como explicaron este miércoles en rueda de prensa el vicepresidente Juan Pedro Yllanes y la consellera de Presidència, Mercedes Garrido, la decisión de reservar plazas en el barco es una alternativa que ha buscado el Ejecutivo balear en colaboración con el Ministerio de Sanidad y las comunidades autónomas de donde proceden los estudiantes para que estos viajen en grupos burbuja y tengan el menor contacto posible con el resto de ciudadanos.

Noticias relacionadas

Yllanes y Garrido también quisieron mostrar su disconformidad con el auto y apuntaron que el Govern lo recurrirá. En cualquier caso, lo van a acatar y por ello instan a la responsabilidad de los estudiantes, que también tienen la posibilidad de finalizar la cuarentena en el hotel COVID. Hay que recordar que este mismo miércoles seis jóvenes de los 181 alojados en el hotel COVID dieron positivo y, por lo tanto, no podrán abandonarlo.

1.824 contagios en todo el país

La ministra de Sanidad, Carolina Darias, ha cifrado en 1.824 los contagios en toda España asociados a este macrobrote, originado en viajes de estudios a Baleares, y que mantiene en cuarentena a 5.978 personas en 13 comunidades.

Se trata de Madrid, Valencia, Murcia, Andalucía, País Vasco, Galicia, Castilla-La Mancha, Castilla y León, Aragón, Baleares, Cataluña, Extremadura y Asturias.

A causa de este megabrote, que en Galicia ha provocado 115 casos e implica a 550 contactos, la Xunta ha retrasado la apertura del ocio nocturno, que estaba prevista para esta noche, en varios municipios de la provincia de Pontevedra, entre ellos en la capital.

En Cataluña, los positivos por este brote ascienden a 311 casos y se ha identificado a 2.381 contactos estrechos. Una cifra que se ha hecho pública coincidiendo con la decisión de la Generalitat de abrir la vacunación de los jóvenes de 16 a 29 años, sin franjas de edad, si bien estos ciudadanos no se podrán inmunizar hasta dentro de unos días porque las citas están llenas a siete días vista.

Según el gobierno madrileño, el brote de Palma afecta a un total de 778 personas, de las que 662 son estudiantes y otros 116 contactos, y además hay 2.886 personas en cuarentena.

En Murcia ya son 69 el número de jóvenes, de entre 17 y 26 años, contagiados por covid -11 casos más que ayer- y a 177 las personas en cuarentena por ser contactos estrechos -dos más que el martes-.

Castilla-La Mancha ha contabilizado hasta este miércoles 34 casos positivos y, en total, hay 135 personas en cuarentena en la región relacionadas con este brote.

Por su parte, el Departamento de Sanidad del Gobierno aragonés ha aislado a un grupo de veinte estudiantes de Monreal del Campo (Teruel) que viajaron a Mallorca entre el 23 y el 28 de junio tras detectar dos casos positivos en el grupo