Imagen del hotel donde se encuentran los jóvenes aislados. | T. Ayuga

42

«Mantener el control sobre la situación epidemiológica es la clave», aseguran fuentes de la Conselleria de Turisme cuando se plantea el posible efecto adverso que los megabrotes pueden tener en la apertura del turismo británico hacia Baleares, una cuestión en la que se han comprometido no sólo Turisme, también la Conselleria de Salut y los diferentes Cuerpos y Fuerzas de Seguridad del Estado.

Desde Baleares se han mantenido los contactos necesarios para explicar la situación a los representantes del Gobierno británico, además de los agentes turísticos, para explicar las medidas adoptadas y, de manera muy especial, explicar la dimensión real de lo sucedido.

De momento, desde el Govern no se tiene una percepción de que la dispersión de casos en varias comunidades originados en Mallorca por jóvenes en viajes de estudios pueda expulsar a Baleares del 'semáforo verde' británico; aunque diversos estamentos no ocultan su preocupación por esta cuestión.

Noticias relacionadas

Por este motivo se está monitorizando casi minuto a minuto toda la información para poder intervenir de inmediato, de manera muy especial se quiere transmitir al exterior la imagen de clara voluntad de control sobre la situación, así como de que se están activando los medios necesarios para conseguirlo.