Un grupo de turistas con sus maletas espera ante un alojamiento hotelero. | BIEL ALIÑO - kf - EFE - EFE

7

«Me quiero ir. ¿A dónde se puede viajar?». Es la pregunta más recurrente de los residentes en Baleares a la hora de buscar un destino para iniciar sus vacaciones este verano. Las nuevas relajaciones en las restricciones sanitarias han abierto el camino hacia la libertad pero provocando un cambio de tendencias en las preferencias: se consolidan los viajes entre las Islas, los parques de atracciones de la Península y Europa aparece seca de reservas por debajo de los transoceánicos.

Las agencias de viajes han notado un gran empujón desde mayo. Si desde el inicio de 2021, el trabajo iba a cuentagotas, «el mes pasado llegamos al 50 % de nuestra actividad», señala el presidente de la Agrupación Empresarial de Agencias de Viajes de Balears (Aviba), Francesc Mulet. Analiza la situación de las reservas y prevé que este año se llegue al 20 % de la producción respecto a 2019.

Los viajes interislas entre Menorca, Eivissa y Formentera han sido las opciones referentes de los residentes, sobre todo a consecuencia de los bonos turísticos del Consell de Mallorca que ha beneficiado a 20.000 personas. El presidente de Aviba, asimismo, destaca las reservas para las Islas Canarias, que ha sido otro fuerte protagonista del año.

En la misma línea, la jefa de oficina de Viajes El Corte Inglés, Helena Medina, reafirma que «el hecho de que Binter conecte ambos archipiélagos, y que la compañía Vueling ha introducido otra ruta directa, «mucha gente de Balears ha optado por este destino, cosa que antes no sucedía».

Destinos

Madrid, Barcelona, Galicia o las ciudades de Andalucía han sido otro de los lugares preferidos de los baleares para estos últimos meses y verano. Sin embargo, los parques de atracciones han vuelto a resurgir. Las agencias están recibiendo un aluvión de solicitudes tanto en parques de la Península como en el extranjero.

A pesar de ello, los países europeos se mantienen en un semáforo rojo para los residentes. Este hecho, explica Francesc Mulet, se debe a que «no hay, de momento, demasiada confianza para viajar por la situación sanitaria de muchos países de Europa». El hecho de no conocer la situación de un destino determinado, que todavía se obligue la cuarentena obligatoria y que parte de la sociedad balear está a la espera de la segunda dosis son ejemplos capitales para entender la decisión.

Lo que sí ha notado un incremento ligeramente alto son los viajes transoceánicos o de larga distancia, como República Dominicana, Costa Rica, Dubái y México. El tipo de cliente que opta por este tipo de destinos son las parejas jóvenes o recién casados. «Son países y lugares donde no ponen pegas para viajar, por eso eligen mayoritariamente estos vuelos», reconoce Medina.

Incertidumbre

Marisa Laurence viaja cada año con sus hijas y su marido a Catalunya durante el mes de diciembre. Es una tradición que ha quedado paralizada hasta ahora debido a la COVID-19. «Entre las restricciones y la situación sanitaria, preferimos no viajar hasta que mejore», reconoce. Su intención es viajar a la autonomía catalana a finales de año o bien a Argentina para visitar a la familia. Marisa cree que los cambios continuados de las restricciones dificultan que se planteen dar el paso de viajar este verano.

Eva Bordoy ha visitado estos días Granada con su madre, Micaela, y su abuela pero asegura que «viajar en verano con mascarilla es muy molesto» pero, por otra parte, dice que está disfrutando más de los viajes porque «no vemos multitud de gente».

Otras parejas afrontan unos meses con interrogante por la situación económica. Luis Muñoz y su novia han podido hacer una escapada familiar a Valencia pero «no podemos ir a ningún sitio más». Aunque en su caso ambos tienen trabajo estable, el dinero es una de las razones principales por la que deciden otras parejas aplazar las escapadas para más adelante.

Familias y parejas jóvenes, los clientes más viajeros

Las agencias de viajes aseguran que está habiendo un cambio en el tipo de perfil del cliente. O al menos de momento, ya que su actividad acaba de arrancar. La mayoría de las reservas se han realizado por parte de familias con hijos o parejas jóvenes, como recién casadas. Aunque los destinos de sol y playa continúan en primer lugar, sí hay un cambio de tendencia en cuanto al alojamiento, prefiriendo en muchas ocasiones los apartamentos a hoteles. Viajes El Corte Inglés, por ejemplo, en mayo hizo 900 operaciones, sobre todo para viajes nacionales y reservas futuras.