La presidenta del Govern, Francina Armengol, durante su intervención en Inca. | Emilio Queirolo

78

La presidenta del Govern, Francina Armengol, ha pedido a los empresarios que empiecen a recuperar a los trabajadores en sus empresas y aprueben subidas de sueldos. «Pido a los empresarios que recuperen a los trabajadores y suban el sueldo porque los trabajadores han sido los que más se han sacrificado con una congelación salarial durante la pandemia», ha dicho Armengol en el acto del PSOE en el que se ha entregado el Premio Maria Plaza a la vicepresidenta del Gobierno Carmen Calvo en Inca.

La presidenta ha destacado que el Govern ha afrontado la crisis de forma diferente a como lo hizo el PP en la anterior ya que ha puesto por delante a las personas y la salud. «Hemos hecho muchos esfuerzos dolorosos y gracias a ese esfuerzo colectivo henos conseguido ser el territorio con menos mortalidad por COVID», ha añadido. Armengol ha dado las gracias al Gobierno de Pedro Sánchez «que ha sido riguroso a la hora de entender que esta pandemia ha afectado de forma especial a esta islas. Sánchez se ha comportado como toca», ha añadido en referencia a los 855 millones de euros que recibirán las islas en ayudas a las empresas.

«Vivimos del turismo y sabíamos que teníamos que luchar para salvar vidas, proteger a la gente y tener una situación sanitaria que permitiese tener actividad económica, y ahora somos el destino turístico más seguro del Mediterráneo», ha señalado. La presidenta ha dicho que los turistas «se fían de nosotros» y ha añadido que esa confianza es fundamental porque de ello depende que comience la temporada y que 200.000 trabajadores, muchos de ellos mujeres, se incorporen a sus puestos de trabajo. La presidenta ha incidido en que Govern y Gobierno han creado un enorme «escudo social» con la puesta en marcha de los ERTE, ayudas a los fijos discontinuos y ayudas a las empresas.

La presidenta del Govern ha recordado las políticas en defensa del feminismo que han puesto en marcha las instituciones de las islas y ha destacado que Govern, consells y ayuntamientos trabajan en políticas de igualdad para ayudar a los más vulnerables, que en muchas ocasiones son las mujeres.

La presidenta del Consell de Mallorca, Catalina Cladera, ha destacado que la crisis «tiene cara de mujer» porque son mayoritariamente mujeres quienes han sufrido las consecuencias de la pandemia y quienes se han dedicado a trabajos esenciales como enfermeras, cajeras de supermercado y cuidadoras de residencias.

La presidenta ha destacado dos programas que ha puesto en marcha el Consell para que ninguna mujer quede atrás, como un servicio de atención a prostitutas durante la pandemia y una línea de créditos para proyectos emprendedores de mujeres, que ya ha permitido poner en marcha más de 70 proyectos en Mallorca, «una manera de mostrar que las mujeres sabemos gestionar la economía con otros valores».