Prohens ha destacado que el número de avales presentados supera «con creces» el mínimo de 400 exigido según el reglamento interno del PP de Baleares . | Jaume Morey

1

Necesitaba 400 avales para ser candidata a presidir el PP en el próximo congreso regional del partido –que se celebrará el 24 de julio– y ha reunido 3.588 que entregó en una caja en la sede del partido. Este viernes terminaba el plazo y, como se esperaba, nadie le disputará el puesto que deja Gabriel Company.

Hay una completa sintonía con la estrategia estatal. Mientras Margalida Prohens entregaba sus avales, el grupo parlamentario presentaba en el registro de la Cámara una proposición no de ley en la que plantea su rechazo a que el Gobierno indulte a los líderes independentistas catalanes condenados por el Tribunal Supremo.

Prohens no estará, sin embargo, en la concentración de la plaza de Colón de Madrid en contra de esta medida de gracia que el Gobierno tiene intención de otorgar.

La iniciativa del PP no se discutirá hasta el próximo periodo de sesiones. El martes se celebra la última sesión plenaria ordinaria de la Cámara. El PP insta al ejecutivo estatal a «respetar la independencia de las instituciones del Estado y las decisiones judiciales».

Además, el PP expresa en la proposición «su respaldo incondicional y absoluto a la Constitución y al resto del ordenamiento jurídico español como garantes de la integridad y unidad de la nación y del estado de derecho y la democracia» nuestro país

«Si los afiliados lo quieren, estaré muy orgullosa de ser su presidenta y no permitiré ataques a la honorabilidad de hombres y mujeres que se dejan lo mejor de ellos por esta tierra», dijo Prohens tras presentar sus avales.

Apoyo de Company

La futura presidenta añadió que «el cambio que empieza hoy en la sede del PP balear acabará en el Consolat de la Mar». Como ha hecho desde que anunció que sería candidata, también dejó claro que no se plantea otro escenario para las elecciones autonómicas que sustituir a la socialista Francina Armengol en el Govern

«He empezado desde abajo, afiliándome de muy jovencita a la junta del PP de Campos y, por eso, hoy asumo este nuevo reto con mucha responsabilidad».

Gabriel Company, el presidente saliente, anunció el día anterior que también había avalado a Prohens, aunque no cabía ninguna duda al respecto ya que ha sido un proceso totalmente pactado y con el auspicio de la dirección estatal.