Raúl González en una imagen de archivo. | Archivo

0

Barceló Hotel Group se muestra optimista de cara al verano a pesar de afrontar el inicio de la temporada con una caída de reservas de en torno al 50 % del volumen si se compara con 2019, último año antes de que estallara la pandemia del coronavirus.

«La tendencia es claramente positiva», ha asegurado el director ejecutivo de Barceló Hotel Group, Raúl González, durante la presentación de la nueva campaña de la compañía este jueves en Madrid.

El directivo ha explicado que cerraron enero con una caída de reservas de más del 90 % con respecto a 2019. Un porcentaje que ha ido descendiendo progresivamente hasta el 50 % que registran en la actualidad gracias a la recuperación de la movilidad y la evolución de los índices de vacunación.

De cara al verano, González piensan que podrían terminar agosto con caídas del 40 %, por lo que se ve «una muy rápida mejora, muy centrada en los destinos domésticos».

En la actualidad, Barceló Hotel Group mantiene abiertos el 80 % de los establecimientos que gestiona en España, con el objetivo de alcanzar el 100 % durante toda la campaña de verano, un proceso sujeto a la evolución de la vacunación y la demanda.

No obstante, sus establecimientos están teniendo un comportamiento desigual ante esta recuperación. Según sus datos, los hoteles peninsulares están funcionando mejor que los de las islas y, dentro de ellas, Canarias registra números más optimistas que Baleares. Además, prevén que el turismo de playa vuelva a la normalidad antes que el urbano gracias al mercado doméstico.

Con respecto al mercado Europeo, González ha asegurado que ha sido «el que ha tenido peor respuesta» a la pandemia, por lo que el grupo hotelero tiene su vista puesta en el pasaporte covid, para que el espacio Schengen vuelva a funcionar.

«El turismo está más fuerte que nunca, lo que pasa que tiene un presente complicado», ha asegurado González, quien considera que el mayor problema es la incertidumbre debido a los cambios constantes de las normas.

Prueba de ello, en su opinión, son los cambios de Reino Unido con Portugal, «lo que provoca no solo una paralización temporal, sino una ralentización de la recuperación».

En el grupo hotelero, además, confían que finalmente este país incluya a España «lista verde» de destinos seguros, lo que permitiría mejorar los datos hoteleros, ya que los turistas ingleses representan un tercio del total de los visitantes de los archipiélagos.