Armengol, en el pleno de Parlament celebrado este martes. | Jaume Morey

1

La presidenta del Govern, Francina Armengol, ha recordado este jueves que los botellones están prohibidos en Baleares «desde hace tiempo», ha pedido «máximo rigor» y ha asegurado que espera «no tener que tomar mas medidas para poder garantizar este necesario comportamiento ético».

Sobre la propuesta de Restauración CAEB de que se prohíban los supermercados de bajo precio que venden alcohol en zonas como la Playa de Palma, Armengol ha dicho que el Govern estudiará todas las propuestas pero que espera no tener que adoptar nuevas medidas.

«Los botellones están prohibidos desde hace tiempo, no se pueden hacer ni antes, ni durante, ni después de la covid. Pido a la gente que sea responsable y cívica y no romper la norma de esta manera», ha declarado a los medios en una visita al Centro Oceanográfico de Baleares.

Armengol ha defendido el «acuerdo público-privado» existente en Baleares sobre el tipo de turismo que quiere la comunidad autónoma y que llevó a la aprobación por parte del Govern de llamado «decreto de excesos», del que ha recalcado que es «previo a la covid» y que que «marca limitaciones de venta de alcohol a partir de unas horas, en las zonas determinadas como zonas de excesos, que son dos en Mallorca y una en Ibiza».

«Pedimos máximo rigor a todos, a los empresarios, a los turistas que vienen, y en todas las circunstancias. Esperamos no tener que tomar mas medidas para poder garantizar este necesario comportamiento ético, porque se trata de un comportamiento ético y cívico en la comunidad autónoma que es lo que deseamos», ha concluido.

Sobre la petición del sector de la restauración de que se liberen sus horarios a partir del 26 de junio, cuando entrarán en vigor las nuevas normas covid-19, Armengol ha reiterado la necesidad de continuar la desescalada.

«Porque estamos conservando bien una buena situación sanitaria, cada 15 días hemos podido ir liberando actividades económicas y derechos y libertades de los ciudadanos. Es el recorrido que seguiremos haciendo», ha asegurado.

Ha recordado que la restauración está abierta en Baleares hasta medianoche, que era «lo normal de muchos restaurantes antes de la covid». «Si la situación lo permite, seguiremos con el planteamiento de desescalada y de ir relajando medidas en la actividad económica y personal de los ciudadanos, para volver a la normalidad cuanto antes posible que es lo que queremos», ha añadido.

En cuanto al ocio nocturno, ha recordado los pilotos que se harán en conciertos específicos y en discotecas específicas «para empezar a abrir el ocio nocturno de forma segura».
Armengol ha dicho que el Govern trabajará esta y la semana que viene con todos los sectores empresariales y con los sindicatos, para adoptar las decisiones en el Consell de Govern del día 18, con el objetivo de estudiar cómo hacer «aperturas seguras, con los planteamientos del Consejo Interterritorial, que da margen a las comunidades para adoptar según qué decisiones».

La presidenta ha asegurado que «hay espacios más complicados para poder gestionar cómo evitar contagios».

«Lo que no podemos hacer es lo que está pasando en otros muchos territorios y ciudades, que están volviendo atrás y subiendo incidencia acumulada. No nos tenemos que equivocar. No por darnos más prisa lo haremos mejor», ha recalcado.
Ha descrito la situación sanitaria actual de Baleares como «muy adecuada», con indicadores como una bajada de la mortalidad por covid-19 del 97 % desde enero, que dejan las islas «en situación de reabrir la actividad económica pero de forma segura y bien hecha».

«Iremos abriendo, pero con las medidas de seguridad necesarias y con protocolos específicos para las actividades que vamos reabriendo», ha concluido