Declaraciones en el juicio en la Audiencia Nacional.

1

Las deudas de las sociedades del grupo Martín Gual por la financiación que recibió de Sa Nostra para la operación Son Bordoy y que no pagó asciende ahora mismo a 225 millones de euros. Dos expertos de la Sareb, el ‘banco malo’, que es ahora mismo el dueño de los préstamos hipotecarios concedidos a Gual, declararon ayer en el juicio que solo se devolvió una parte de los intereses y nada del capital principal concedido entre los años 2008 y 2012: casi cien millones de euros. El agujero se ha multiplicado con intereses y demoras hasta el punto que los dos auditores señalan que el banco público ahora mismo no espera recuperar ni un sólo euro de estas cantidades.

Toda la sesión del juicio de este martes giró en torno al supuesto daño patrimonial generado por la operación por la que la Fiscalía reclama cuatro años de prisión para los ex directores generales de la entidad, Pere Batle y Pau Dols.

Los expertos de la Sareb explicaron que ahora mismo Son Bordoy está pendiente de dos concursos de acreedores que se siguen en Palma y de varios incidentes entorno a las empresas que son dueños de los terrenos: Haras y Nueva Palmira. Como acreedores figuran también otras entidades como el Santander y el Frob y, ahora mismo se trata de concursos con un déficit de más de 80 millones de euros.

Por parte de las defensas se aportaron ayer expertos para justificar el valor del suelo en base a la posibilidad de construir en ellos 750 viviendas. Así, elevan su valor hasta los 67 millones de euros en 2019 en función a la posibilidad de que se edifique finalmente en el solar que consiguió acceder a un área de urbanización para construir vivienda pública gracias a una ley de 2012.

A lo largo de esta semana está previsto que terminen las declaraciones en el juicio y que las partes presenten sus conclusiones. Las vistas terminarán el 16 y 17 de junio con los informes finales.